Ana Penyas y Alba Herrero visibilizan en el IVAM la precariedad de las trabajadoras del hogar

9 noviembre 2022

por | 9 noviembre 2022

La directora del Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), Nuria Enguita, la antropóloga e investigadora social, Alba Herrero, y la ilustradora y dibujante, Ana Penyas, han presentado la exposición ‘En una casa. Genealogía del trabajo del hogar y los cuidados’. La muestra es un proyecto híbrido entre la narración gráfica y la investigación social.

“Alba Herrero ha trabajado desde la etnografía y Ana Penyas ha transformado en imágenes aquello que afloraba de los testimonios, el relato coral y la experiencia de vida de trabajadoras del hogar y también de empleadoras”, ha explicado Nuria Enguita sobre este proyecto para el que entrevistaron a 35 mujeres de distintas procedencias, nacidas entre 1930 y 1997, todas residentes en el territorio valenciano urbano y rural. “Aunque han sido muchas más con las que han mantenido conversaciones informales”, matizó Enguita.   

El trabajo de investigación ha dado como resultado una publicación, un fanzine y una exposición en el IVAM que reúne el relato coral de estas mujeres, abundante material documental y los dibujos de Ana Penyas, autora de ‘Estamos todas bien’, un homenaje a sus dos abuelas que le valió el Premio Nacional de Cómic en 2018, el primero de esa categoría concedido a una mujer. 

La antropóloga Alba Herrero y la ilustradora Ana Penyas delante de unas de las obras de la exposición que se puede ver en IVAM hasta el 23 de abril.

La directora del IVAM ha explicado que “la exposición traza una genealogía sobre las condiciones del trabajo del hogar en el último siglo, desde el servicio doméstico vinculado al éxodo rural durante el franquismo hasta el trasvase actual a las mujeres migrantes”. Un trabajo, como destaca Enguita, “feminizado, precarizado e invisibilizado al que, hasta ayer mismo, se le negaban derechos que se conceden a cualquier otro trabajador”. 

Alba Herrero ha destacado que el relato coral recoge exclusivamente voces de mujeres porque es un trabajo feminizado y precarizado. “Las diferentes perspectivas eran necesarias para tener un prisma global. No hay una historia única que sirva para entender una realidad tan poliédrica. En el sur de Europa nos cuesta entender cómo se organiza el trabajo del hogar y los cuidados porque no está visibilizado”. 

La propuesta expositiva se organiza siguiendo una línea temporal en la que las historias de vida y las diferentes situaciones se entremezclan con los dibujos y el material documental. Las primeras etapas abordan los inicios del siglo XX, el hambre de la posguerra y las migraciones del campo a la ciudad durante el franquismo. “En los años 40 el imaginario mostraba una criada víctima, pobre y abnegada, sumisa”, ha comentado Ana Penyas. 

¿Estamos pensando todas lo mismo? 2022. Ana Penyas. Cortesía de la artista.

‘No somos como de la familia’, (en colaboración con Territorio Doméstico), 2021. Ana Penyas. Cortesía de la artista.

Cinco albaricoques, 2022. Ana Penyas. Cortesía de la artista.

A partir de los años sesenta las ‘criadas’ empiezan a denominarse ‘empleadas del hogar’ y se incrementa el número de trabajadoras por horas. “Es la época en que aparecen películas como las de Gracita Morales”, recuerda. Hasta llegar a la etapa actual en que las inmigrantes extracomunitarias tienen que hacer frente a una sociedad de acogida que sigue negando su pasado y una igualdad laboral y asistencial que como trabajadoras les corresponde. “Seguimos percibiendo invisibilidad. Hay alguna película, como ‘Libertad’, pero en general ha desaparecido la figura de la trabajadora del hogar de las series y películas”, sentencia Ana Penyas. 

Sirvientas, criadas, empleadas de hogar, trabajadoras de hogar… Las diferentes formas de definir este trabajo permiten analizar cómo en cada momento histórico se interpretan las relaciones de poder y las relaciones sociales, haciendo un recorrido desde lo particular, lo privado, hacia lo público y político. 

Sobre la forma de enfrentarse a los dibujos, Ana Penyas ha explicado que ha atendido a las particularidades. “El primer prejuicio es el de la victimización, cuando muchas mujeres son auténticas luchadoras y eso te cambia la imagen”, ha explicado la ilustradora. 

El juicio (en colaboración con Territorio Doméstico), 2021. Ana Penyas. Cortesía de la artista.

El tranvía, 2022. Ana Penyas. Cortesía de la artista.

La cena, 2022. Ana Penyas. Cortesía de la artista.

La cocinera, 2022. Ana Penyas. Cortesía de la artista.

Mujer trabajadora II, 2022. Ana Penyas. Cortesía de la artista.

La directora del IVAM ha finalizado subrayando cómo el trabajo doméstico pone sobre el tablero las gravísimas contradicciones e injusticias sociales sobre las que se construye nuestra sociedad: relaciones de poder, cuestiones morales, diferencias de género, de raza, de clase. “El trabajo remunerado en el hogar debe ser dignificado, reconocido afectiva, social y laboralmente. Hay que democratizar los cuidados por medio de una reorganización social. Y estas cuestiones no son ajenas a los museos que pueden contribuir a transformar los imaginarios, para transformar positivamente el presente”, ha concluido.

Fotografía: Miguel Lorenzo.

Te puede interesar

Tipos que importan y la identidad de las ciudades

Tipos que importan y la identidad de las ciudades

De un tiempo a esta parte han surgido diferentes iniciativas que han ido documentando y preservando gráficamente el paisaje visual de las ciudades frente a una unificación comercial y urbana que hace que vayan desapareciendo comercios locales históricos y, con ello,...

Pin It on Pinterest