El diseñador Pepe Gimeno apela a la cultura para combatir la posverdad

25 febrero 2022

por | 25 febrero 2022

En un momento en el que términos como posverdad y fake news están tan presentes en todo lo que nos rodea, el diseñador Pepe Gimeno lanza una exposición que es, en sí misma, una crítica a todo eso desde las propias herramientas que esas intencionalidades utilizan. Pepe Gimeno apela a la cultura para combatir la posverdad.

Como él explica, la creación de falsedades con una intención táctica no es nueva, ha estado presente siempre en el (mal) ejercicio de la política y la comunicación; lo nuevo es su velocidad actual para expandirse y la escala global que alcanzan.

Pepe Gimeno alerta así sobre los peligros de la posverdad en una exposición monográfica que pone el diseño al servicio del arte y que lleva la tipografía al límite en más de 40 obras plásticas inéditas, que muestran su lado más reflexivo y reivindicativo como creador. El diseñador Pepe Gimeno apela a la cultura, y a la educación, para combatir la posverdad.

La idea de la exposición, incluida en el programa de actividades de València Capital Mundial del Diseño 2022 y que a partir de hoy se puede visitar en el Palau Joan de Valeriola, nace en marzo de 2020, cuando al diseñador Pepe Gimeno no le queda más remedio que confinarse en su casa, como nos pasó a todos.

En ese contexto de incertidumbre y preocupación generalizada, Gimeno empezó a trabajar en el propio concepto de la posverdad partiendo de una idea muy sencilla: cogió un periódico del día 30 de marzo y lo seccionó en columnas. Después, volvió a armar ese periódico. El contenido era exactamente el mismo pero no así la forma de contar lo que pasaba.

En ese mismo apartado, el visitante puede descubrir un rótulo reproducido, un libro de tipografía y dos tomos de enciclopedia, fragmentados por completo y resituados de manera aleatoria. Para abordar la posverdad en la comunicación, el artista invita a reflexionar sobre el propio concepto y su percepción, trabajando con palabras como “emisor” y “receptor” y cuestionando nuestra visión de la realidad.

El diseñador Pepe Gimeno delante de algunas de sus obras, que se muestran hasta el 29 de mayo en el Palau Joan de Valeriola.

«En el relato de la posverdad los hechos objetivos son menos relevantes que la apelación a las emociones o las creencias personales. La posverdad distorsiona deliberadamente la realidad hasta adaptarla a nuestros intereses, es decir, nos muestra una verdad embellecida y configurada a nuestro gusto. De esa forma aceptamos esa nueva realidad como más verdadera que la propia verdad de los hechos», explica.

Este proyecto expositivo trata de evidenciar este fenómeno «que está invadiendo nuestra cultura y que puede llegar a convertirse en un elemento clave en el devenir de la humanidad». Conceptualmente, el proyecto emula la acción perversa que la posverdad ejerce sobre la realidad. «Un juego en el que cualquier concepto es susceptible de ser manipulado, transformado y canalizado hasta el punto de convertirse en algo irreconocible. Esa acción es la que se plasma en las obras de esta serie. En la posverdad se fragmentan significados para unirlos con un nuevo orden, de tal manera que el relato cambia profundamente». 

En la presentación de la exposición, que muestra obra inédita elaborada durante los dos últimos años, con sello pandémico total, el anfitrión del magnífico edificio que alberga la exposición se ha extendido en las ramificaciones del término posverdad y en su amplia relación con la actualidad política, desde Ucrania hasta Donald Trump.

Por su parte, Xavi Calvo, director de la WDC2022, ha tomado la palabra para explicar que Pepe Gimeno encarna la celebración de Valencia como Capital Mundial del Diseño desde el elemento clave de la comunicación en el diseño gráfico, las tipografías, llevando estas al nivel del arte. «Pocos diseñadores son considerados artistas. Pepe es uno de ellos». Calvo ha querido «reivindicar a nuestros diseñadores. Pepe Gimeno es un profesional que encarna los valores de esta Capitalidad y ha colaborado a construir nuestro territorio a través de la imagen de sus instituciones, escribiendo en mayúscula, ya que hablamos de escritura y de letras, la historia del diseño español desde Valencia». 

Xavi Calvo y Pepe Gimeno, en un momento de la presentación de la exposición.

El propio formato en el que se aborda la exposición, así como las abrumadoras proporciones elegidas —un tríptico llega a los 10 metros—, ponen de manifiesto que la posverdad actúa desde el poder: “desde arriba, por parte de quien tiene la información y la distribuye. La instalación transmite el peso estratégico de esa posición de superioridad y poder. El discurso de la obra se impone, así, a la mirada del observador”, ha explicado Gimeno.

El gran formato en el que están realizadas las obras alude a la indefensión del individuo frente al poder que tienen en nuestra sociedad los medios de comunicación y las nuevas tecnologías. Las poderosas formas de los fragmentos de tipografía acaparan con fuerza la atención del espectador dejando en un segundo plano el contenido de los mensajes.

Este proyecto ha tomado forma a la antigua usanza, durante la pandemia, con herramientas y métodos analógicos — recortes, rótulos pintados a mano, lienzos…”, desvela Gimeno, que ha superado el reto de crear su mayor exposición monográfica hasta el momento en tan solo un año y medio y sin salirse del terreno de la tipografía.

Haciendo gala de su capacidad de síntesis, rigor y creatividad para narrar cosas complejas, Gimeno parte de un texto, una palabra, o una idea para mostrar cómo actúa la posverdad. De forma tan poética como cruda, oculta, manipula o reordena información siguiendo su mismo juego: “tapo la objetividad a través de la emoción y del sentimiento. Manipulo el razonamiento que subyace en el concepto hasta que este crea una emoción capaz de esconder lo que decía el texto inicial”, explica el Premio Nacional de Diseño 2020.

El arte constituye la sección más ampliamente desarrollada de la exposición. En este punto, Gimeno habla sobre el pacto del artista con el público y acerca del componente de manipulación que tiene el arte contemporáneo. El diseñador Pepe Gimeno apela a la cultura para combatir la posverdad.

Pepe Gimeno, que ha destacado el momento dulce y esperanzador de la ciudad, «tener un sector como el diseño, que estire de la ciudad, es fundamental«, llega a esta exposición en un momento significativo de su trayectoria: por los 50 años cumplidos de su carrera profesional, por el todavía reciente Premio Nacional de Diseño 2020, por enmarcarse en el programa de València Capital Mundial del Diseño 2022, y por el contexto actual, que dota de especial relevancia y vigencia el hilo conductor de la muestra.

Fotografía: Eduardo Manzana.

Te puede interesar

Tres arquitectos, una ciudad: Ribes, Mora y Goerlich

Tres arquitectos, una ciudad: Ribes, Mora y Goerlich

Hasta el 3 de junio se puede ver, en la sala de exposiciones del Colegio de Arquitectos de Valencia, la muestra "El legado gráfico de Goerlich Lleó". Utilizando diversos formatos, Goerlich recorrió, mediante sus dibujos, las distintas escalas de aproximación a la...

La ADCV premiará el mejor diseño de los últimos tres años

La ADCV premiará el mejor diseño de los últimos tres años

Los trabajos galardonados en los Premios de la Asociación de Diseñadores de la Comunidad Valenciana ADCV 2022 se darán a conocer el 25 de mayo en una gala que reunirá, en el Teatro Principal de València, a profesionales del sector, estudios y representantes del mundo...

A Nolla pongo por testigo

A Nolla pongo por testigo

Este proyecto de Moiz Studio, que lo forman los arquitectos Cristina Moya y Víctor Ruiz, nace de la necesidad de reformar una vivienda en un edificio residencial del Ensanche de Valencia para adaptarlo al modo de vivir de los propietarios actuales, que nada tiene que...

Pin It on Pinterest