Luis Barragán: una propuesta indecente

14 junio 2021

por | 14 junio 2021

Luis Barragán, el único mexicano merecedor de un Premio Pritzker, conocido coloquialmente como el Nobel de la Arquitectura, ya no es solo “el artista entre los arquitectos”, ahora sus restos forman parte de una polémica obra de arte inspirada a partir de las dificultades y los obstáculos que existen para acceder al archivo profesional y poder compartir el trabajo de este creador.

El arquitecto nació en Guadalajara, en 1902, en una familia acomodada y profundamente católica, que pasaba los veranos en una hacienda. Todos estos aspectos vitales marcaron su obra: su posición le permitió viajar a Europa, donde le impresionaron la Alhambra y el Generalife granadinos; las influencias religiosas son patentes en numerosas de sus construcciones y su imaginario está plagado de las referencias a los estilos regionales y populares. 

Del tapatío, como se les conoce a los nativos de la  Guadalajara mexicana, se admira su maestría al jugar con el agua, los volúmenes, las luces y las sombras, así como su  impecable elección de los colores.

A Barragán se le venera y se le estudia en las facultades de arte, arquitectura y diseño. Se reconoce su estilo monacal y su arquitectura limpia y equilibrada a golpe de líneas rectas. Es también reconocido por su capacidad para integrar las influencias internacionales con las técnicas y los materiales tradicionales de su tierra natal.

 

Fotograma de la película «The proposal», cedido por el San Francisco Art Institute.

 

La Casa Gilardi y su propia Casa-Estudio, reconocida por la UNESCO como Patrimonio Mundial, son muestras de su legado en la capital mexicana. Así como las representativas Torres de Ciudad Sátelite, realizadas en colaboración con Mathias Goeritz y “Chucho” Reyes Ferreira en el Estado de México.

 Mientras que en Guadalajara, la Casa Cristo y la Casa ITESO-Clavigero, convertida en el centro cultural de una universidad privada, son también ejemplo del gran talento del arquitecto. 

Al mismo tiempo, no son pocos sus edificios y proyectos que han sido destruidos, descuidados, modificados, olvidados… La Casa Robles Gil, en la capital tapatía, que data de 1928, estuvo abandonada, llena de graffitis y a punto de convertirse en un local de comida rápida; y el impresionante paisajismo logrado por Barragán en el entorno volcánico de Jardines del Pedregal de la Ciudad de México sufre también del abandono.

El archivo Barragán y Vitra

Uno de los símbolos más dolorosos de esta desafección de las autoridades mexicanas por uno de los más grandes genios de la arquitectura del siglo 20 es que su archivo profesional se encuentra encerrado en un búnker en Suiza.

Federica Zanco, Directora de la Fundación Barragán y esposa de Rolf Fehlbaum, presidente de Vitra, empresa propietaria del archivo del arquitecto, vigila este legado inaccesible al público y a los investigadores.

La artista estadounidense Jill Magid ideó un peculiar trueque para conseguir el regreso de los documentos a México. Desenterró los restos del tapatío, que se encontraban en la Rotonda de los Jaliscienses Ilustres, un monumento donde se encuentran los personajes más importantes de la región  y utilizó el 25 % de las cenizas del arquitecto para hacer un diamante de dos quilates, que engarzó en un anillo de compromiso que ofreció a Zanco a cambio de la obra de Barragán. Sin conseguir su cometido.

 

 

Esta es la premisa de la rocambolesca historia, que se plasma en “The Proposal”, el filme de Magid, que forma parte de la programación de Cinema Jove y que se exhibirá el 20 de junio en el Octubre Centre de Cultura Contemporània, en el apartado que dedica el festival a la designación de València como Capital Mundial del Diseño 2022.

Grotesca, ingeniosa, digna de un museo del horror, controvertida… la pieza de Magid, que pretende cuestionar los límites de los derechos de autor y lo que sucede con la obra de un artista tras su muerte, ha agregado un capítulo más a la leyenda de Luis Barragán. 

(Nota: la foto que encabeza este texto es de una cena celebrada en el Museo de Arte de Zapopan en la que Jill Magid le pidió a algunos familiares de Barragán permiso para realizar su obra “The proposal”).

Fotografía: Las imágenes de este artículo proceden del San Francisco Art Institute.

 

PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Te puede interesar

Antonio Machado y Villa Amparo: se canta lo que se pierde

Antonio Machado y Villa Amparo: se canta lo que se pierde

Se canta lo que se pierde. Se lo decía Antonio Machado a su amada Guiomar, pero el poeta, muy sensible a los lugares, bien pudo dedicar la frase a las diferentes casas en las que vivió. Esos mundos ingrávidos y gentiles, como lo fue Villa Amparo, el sitio de Rocafort...

Cine de verano en el claustro gótico del Centre del Carme

Cine de verano en el claustro gótico del Centre del Carme

El Centre del Carme Cultura Contemporània proyecta, durante el mes de agosto, la cuarta edición de su ciclo de cine de verano al aire libre con una cuidada selección de comedias europeas de todos los tiempos bajo el título ‘¿De qué nos reímos en Europa?’ Cine de...

Los 30 años del Cobi de Mariscal

Los 30 años del Cobi de Mariscal

A finales de los años 80, Barcelona se preparaba para el acontecimiento que iba a cambiar la ciudad de arriba a abajo: los Juegos Olímpicos de 1992. Entre todos los preparativos, había que buscar una identidad que fuera reconocible y que sería la mascota del...

Pin It on Pinterest