Diego Mir diseña la falla «Màtria»

16 marzo 2023

por | 16 marzo 2023

El proyecto Renàixer, que propone definir un nuevo modelo de falla que se cuestione la relación con su entorno urbano más inmediato, alcanza su ecuador con la propia celebración de las fiestas. La plataforma creativa Trampolín, artífice de la iniciativa, se ha confabulado con el diseñador Diego Mir para llevar a cabo este experimento social en una falla del distrito marítimo, JJ Dómine-Port, que cumple 50 años y que, con ganas de cambio generacional, ha dado un salto en la concepción de su monumento fallero y se ha involucrado en la gestación de este proyecto.

Tomando como punto de partida el propio origen de la falla, ubicada hace medio siglo en uno de los refugios antiaéreos del frente del Grao de Valencia, Diego Mir ha diseñado un monumento que materializa el artista fallero Ignacio Ferrando y que ya se encuentra ubicado frente a las Atarazanas del puerto. Titulado “Màtria”, el diseño de la falla alude a los refugiados, en general, y a la figura materna como refugio atemporal. 

Ignacio Ferrando y Diego Mir, en el taller del artista fallero, junto a las piezas del monumento «Màtria».

“Un refugio puede tener infinidad de formas y características en función de su ubicación, morfología o contexto social. Una cabaña puede ser un refugio como también puede serlo una cueva, un nido, un iglú o una concha de caracol”, explica el diseñador Diego Mir.

“Sin embargo, la figura de la madre supera cualquier barrera temporal, demográfica y cultural, y se convierte en un símbolo universal de refugio. La madre es un lugar donde cuidar nuestro presente y garantizar nuestro futuro”, apunta el diseñador.

Las ilustraciones de Diego Mir han aparecido en medios españoles e internacionales como The New York Times, The Village Voice, El País o The Wall Street Journal. Además, su trabajo como diseñador ha sido reconocido por premios como los Laus, ADCV, ÑH o European Design Awards. Esta es su primera vez al frente del diseño de un monumento fallero.

Mir, autor de la célebre alcachofa símbolo de la resistencia de la huerta valenciana, ha desarrollado multitud de proyectos relacionados con el mundo de la cultura, pero es en el terreno social y reivindicativo donde su trabajo adquiere más relevancia. «El diseño, como ejercicio de comunicación y motor de cambio, puede y debe mejorar la vida de las personas, y me gusta desarrollar mi labor desde lo local con una mirada global», explica.

Boceto para la falla J.J. Dómine-Port. Diego Mir diseña la falla «Màtria».

Madera de chopo, tablero de contrachapado, cartón piedra, engrudo de harina, revestimiento blanco y goma laca al alcohol son los materiales con los que se ha elaborado el monumento.

Mir durante la plantà del monumento de la falla junto al edificio de Las Atarazanas, en el Grao de Valencia.

Diego Mir diseña la falla «Màtria».

Las actividades del proyecto “Renàixer” que se han ido celebrando estos meses han girado en torno a charlas de expertos sobre migraciones, cambio climático, sinhogarismo, fallas alternativas y agricultura local sostenible.

El fallero se abre al barrio y se plantea cambiar su relación con el mismo aprovechando sus capacidades para hacer ciudad”, apunta Javier La Casta, codirector de Trampolín junto a Yvette García. «Este proyecto quiere pensar sobre las fallas pero más allá de ellas y apuesta, además, por introducir ideas nuevas en torno a la circularidad y el ecodiseño». Se quiere dar importancia a esa parte más reflexiva sin perder de vista la lúdica.

«Renàixer» apuesta por redefinir la fiesta y hacerla más sostenible, por esa razón la falla ha sido elaborada completamente con madera y cartón, con el objetivo de llevar a cabo un proceso de diseño y creación de biomaterial con las cenizas resultantes de la «cremà», explican los impulsores del proyecto.

Tras la quema de las fallas, las próximas actividades del proyecto de Trampolín involucran a asociaciones culturales y centros educativos de primaria y secundaria del Grao, donde se realizarán talleres de investigación, dirigidos por Naif Factory Lab, sobre la reutilización de residuos falleros y sobre el biomaterial resultante tras la “cremà”. 

El trabajo, impulsado por Las Naves, concluirá en el mes de junio con la elaboración de un documento que reúna todo el proyecto Renàixer y su desarrollo, con el fin de que sea útil para todas aquellas agrupaciones sociales que deseen llevar a cabo una iniciativa parecida.

Fotografía: Miguel Ángel Calvo.
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Te puede interesar

La arquitectura rural de Projecte Filigranna

La arquitectura rural de Projecte Filigranna

"En nuestra elección de trabajar en un entorno rural, como es el de la comarca castellonense de Els Ports, nosotros hemos encontrado más ventajas que inconvenientes. Y, sobre todo, nos hemos acercado a nuestro ideal de vida". Así de claro lo tienen los arquitectos...

El Café Madrid

El Café Madrid

El Café Madrid forma parte de la historia de la ciudad de Valencia desde el siglo pasado. Concretamente fue en el año 1940 cuando abrió sus puertas en el número 10 de la calle l'Abadia de Sant Martí, a pocos pasos de la Plaza de la Reina. Antes de llamarse Café Madrid...

Pin It on Pinterest