La máquina de afeitar: cien años de diseño y moda en Espai Alfaro

30 noviembre 2023

por | 30 noviembre 2023

«Yo, que he sido muy entusiasta de los museos, sobre todo de muebles, me ha pasado una cosa, y es que nunca me sentía identificado: cuando ves una exposición de muebles del siglo XX nunca responde a lo que la gente ha usado, ha tenido o reconoce. Por ejemplo: los muebles de tubo de los años 20, eso lo tenían cuatro arquitectos en su casa, no nos equivoquemos. Es igual que en los años 80, con los muebles Memphis, que aportaron mucho al diseño, introdujeron el color, el lacado y la poesía, dieron una vuelta más de tuerca y crearon un nuevo lenguaje, sí, pero la gente no se identifica con ellos. Fueron unos muebles muy rupturistas pero no era lo que realmente se vendía. Con el electrodoméstico esto no sucede. Cuando uno estudia Historia del Diseño se da cuenta de que tanto el electrodoméstico como el automóvil son los que hacen darse cuenta, a la gente, de la necesidad del diseño». Todo esto nos lo explicó el diseñador Andrés Alfaro Hofmann el día que paseó a Flat por toda su colección. 

La Colección Alfaro Hofmann es una entidad privada dedicada a la muestra y divulgación de sus fondos sobre la cultura del objeto cotidiano. Cuenta con más de 8.000 piezas de origen diverso, en su mayoría electrodomésticos, además de todo el material gráfico que acompaña a cada objeto.

La última apuesta de Andrés Alfaro por la divulgación del diseño y de las piezas que componen su colección gira en torno al afeitado en una exposición bajo el título ‘ La máquina de afeitar: cien años de diseño y moda’, donde se repasa la transformación de los instrumentos para tal fin.

«La evolución de los utensilios para la acción rutinaria de la rasuración ha corrido paralela a la de la evolución tecnológica de la humanidad. A finales del siglo XVIII, ya se fabricaban cuchillas de afeitar en Inglaterra, pero no será hasta principios del siglo XX, cuando el americano King Kamp Gillette patente la primera maquinilla de hojas intercambiables. Por su parte, la empresa americana Schick fue pionera en el sistema del afeitado eléctrico, mientras que en el continente europeo lo serían las compañías Philips y Braun, mediante el desarrollo de las primeras afeitadoras eléctricas a finales de la década de 1930, que se pusieron a la venta después de la Segunda Guerra Mundial», apunta.

La muestra sobre diseño y electrodomésticos puede verse en Espai Alfaro hasta el 23 de febrero de 2024.

La exposición, que comisarían Remedios Samper y el propio Andrés Alfaro, reúne una selección de maquinillas y máquinas de afeitar destinadas tanto a mujeres como a hombres que, por su diseño y eficacia, han destacado a lo largo de más de cien años. Con la ayuda de material publicitario de época, se propone una revisión de la historia del afeitado a partir de la invención de la primera maquinilla de seguridad con hojas intercambiables, en 1895, hasta nuestros días.

Se hace especial mención al afeitado femenino que, por diversas razones, debidas sobre todo a convencionalismos sociales, ha tenido menor difusión publicitaria. Desde bien temprano, ya aparece en el mercado un producto diseñado exclusivamente para mujeres. La empresa norteamericana Gillette comercializó su primera maquinilla en 1915, la llamó: Milady Décolleté.

Repasamos algunos ‘hits’ de la exposición, que puede verse hasta el 23 de febrero en el Espai Alfaro (Avd. Escultor Alfaro, 13. Godella).

 

Maquinilla para hombre Valet Model C (c. 1910). Henry Jaques Gaisman (1869-1974). Autostrop Safety Razor Company, Reino Unido Metal. Primer diseño de maquinilla con un dispositivo especial en su cabezal por el que se introducía una correa de cuero para afilar la hoja, permitiendo aumentar la durabilidad de su uso. La empresa británica comercializó este mecanismo hasta el año 1946, aunque a partir de 1930 lo haría bajo el nombre de Gillette, debido a que fue absorbida por este gigante norteamericano.

Maquinilla para mujer con folleto Milady Décolleté (c. 1920). Gillette Safety Razor Company, USA. Metal y plástico (baquelita)
Gillette inauguró el mercado femenino en 1915 con este tipo de maquinilla de seguridad de hojas intercambiables, de menor tamaño que las diseñadas para uso masculino, y que se publicitaba como una necesidad para disfrutar de unas axilas más suaves. Se comercializó hasta 1925. Ideada para el tocador, su estuche compacto de resina permitía depositar el mango, el cabezal y envase con las hojas, en diferentes compartimentos de manera segura e higiénica, a la vez que la misma tapa funcionaba de apoyo para colocarla de forma vertical.

Set afeitado para hombre Gillette (c. 1920) Gillette Safety Razor Company, USA Metal y vidrio. Set de sobremesa de metal niquelado compuesto por espejo, soporte de cuchilla, bote de jabón, brocha y afilador mecánico.

Máquina de afeitar para hombre y mujer con folleto publicitario Philipshave 7736 “6” (1940). Alexandre Horowitz (1904-1982). Philips, Holanda. Plástico (baquelita) y metal. Segundo modelo fabricado por la empresa holandesa, con su particular sistema de corte rotativo que sigue siendo exclusivo de la colección Philipshave. Este sistema de A. Horowitz supuso importantes adelantos en el proceso de afeitado, como fue un movimiento de corte sin interrupciones o el hecho de que el pelo podía ser atrapado desde todas las direcciones y no sólo desde un lado. El cambio de los cabezales, sin tener que manipular las cuchillas, lo convertía, además, en un afeitado más seguro.

Maquinilla para hombre Gillette Techmatic (1965) Gillette, USA. Plástico y metal. Primera maquinilla con un sistema de banda continua de acero inoxidable enrollada y sellada dentro de un dispositivo equivalente a cinco cuchillas, que libera la manipulación de estas, proporcionando un uso más seguro.

Máquina de afeitar para hombre Philipshave HP 1118 (1972) Philips, Holanda. Plástico y metal. Modelo con el que la multinacional Philips pretendía ofrecer un producto de alta tecnología y carácter exclusivo. Conocida como “Camera-look”, porque recordaba a una cámara de fotografiar, ya disponía de recortadora de pa- tillas y, con el anillo de metal que rodeaba los cabezales, se podía escoger entre nueve intensidades diferentes de afeitado. Obtuvo un gran éxito de ventas.

Además de organizar exposiciones temporales, la entidad produce y vende exposiciones, organiza visitas guiadas, cede sus espacios para mostrar colecciones particulares y colabora con otras instituciones mediante el asesoramiento en diseño, la producción de muestras y el préstamo de piezas.

Fotografías: Espai Alfaro. Imagen de portada: fragmento de una publicidad de la máquina para mujer y hombre Raselet (Ducati, Italia). Revista Tempo (12-12-1940).
PUBLICIDAD

Te puede interesar

El sello editorial AdN renueva su imagen gráfica

El sello editorial AdN renueva su imagen gráfica

El sello editorial AdN, sección de narrativa contemporánea del Grupo Anaya, celebra su séptimo aniversario con un rediseño de su imagen gráfica, "que mantiene y pone en valor la forma de flecha de su logotipo original, para reforzar su marca y hacerla más reconocible...

África Pitarch mostrará sus flores en Lanevera Gallery

África Pitarch mostrará sus flores en Lanevera Gallery

Del 2 de marzo al 12 de mayo, la IV Residencia Artística en Serigrafía de Lanevera Ediciones presentará "Segundo piso al fondo las flores", de África Pitarch (Valencia, 1990), el resultado artístico de cuatro meses de trabajo e investigación, fruto de la colaboración...

Pin It on Pinterest