Un ejercicio de memoria

28 noviembre 2021

por | 28 noviembre 2021

La memoria es poco de fiar. La mía me dice que conocí al artista y diseñador de interiores Vicente Talens (1962-2017) en L’Eliana, en casa del crítico de arte Rafa Prats, al que yo acudía a ver aquel día. Estaban sentados a la fresca, en plena calle. Sin embargo, un correo electrónico me desmiente que lo conociera entonces porque queda constancia en él de que yo ya había visitado el estudio de Talens en la avenida Pérez Galdós. Descartado el dónde, tampoco podría precisar el cuándo, pero digamos que fue en torno al crac del año ocho.

Más o menos por aquel entonces, la fotógrafa Ana Yturralde y un servidor nos dispusimos a poner en marcha un pequeño proyecto que consistía —que consiste, puesto que sigue en marcha— en trazar, a través de la imagen y la palabra, retratos atípicos; retratos que desvelasen, en lo posible, aspectos poco conocidos de personas relacionadas con la creación artística. De modo que, además de Rafa Prats, también pudo ser Ana Yturralde quien me llevara a conocer a Vicente Talens. 

El retrato que hicimos de este trató de incidir en la vida que llevaba a cabo en el estudio y sus alrededores: el bar de Calixto III al que solía acudir a almorzar, la tienda de comestibles en la que paraba para comprar esto o aquello. Un retrato hasta cierto punto costumbrista. Para la foto quiso posar en el estudio pincel en mano y rodeado de algunas de sus creaciones. 

Nos vimos algunas veces más: en su estudio, en el bar de Calixto III o en el pub de la calle Juan Llorens cuyo interiorismo había llevado a cabo él mismo. Allí nos presentó a Inma Femenía, que ya estaba inmersa en su trabajo de forma discreta.

Todo lo dicho no son sino retazos de una memoria que se empeñará, con el transcurrir de los años, en desaparecer. De ahí esta costumbre por anotar en un sinfín de cuadernos todo aquello que nos va pasando. De ahí, de esos materiales, podremos sacar algo en claro cuando decidamos pasar del dietarismo o la mera evocación a la mucho más exigente historia.

De momento, estas notas, este ejercicio de memoria, no pretende sino sumarse al homenaje que Marisa Giménez ha preparado con ocasión del quinto aniversario del fallecimiento de Vicente Talens. Un tipo divertido, cariñoso, ciertamente entrañable, cuya obra tiene mucho que decir del tiempo en que fue llevada a cabo. Ahí queda eso.

[Rafa Martínez es historiador del arte y del diseño. Se encarga de las labores de edición de la revista Arxiu (Arxiu Valencià del Disseny). Es autor del libro «Lola Castelló. Belleza y función»].

Fotografía: Ana Yturralde.
PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Te puede interesar

Tipos que importan y la identidad de las ciudades

Tipos que importan y la identidad de las ciudades

De un tiempo a esta parte han surgido diferentes iniciativas que han ido documentando y preservando gráficamente el paisaje visual de las ciudades frente a una unificación comercial y urbana que hace que vayan desapareciendo comercios locales históricos y, con ello,...

Pin It on Pinterest