Cien años de Eduardo Chillida, el arquitecto del vacío

8 enero 2024

por | 8 enero 2024

Una lesión en la rodilla a los 19 años apartó a Eduardo Chillida del mundo del fútbol cuando estaba cerca de fichar por el Real Madrid. Jugador de la Real Sociedad, su agilidad para saltar sobre el balón le había valido el apodo de ‘el gato’. De portero a escultor, Eduardo Chillida solía decir que no existían apenas diferencias entre uno y otro oficio. A fin de cuentas, señalaba, para ser buenos en lo suyo, ambos debían desarrollar la capacidad de controlar el espacio y el tiempo.

Cuando se cumplen cien años de su nacimiento, el 10 de enero de 1924, un completo programa de exposiciones, publicaciones y actividades educativas homenajean a uno de los artistas más importantes y con mayor proyección internacional.

Bajo el lema ‘Eduardo Chillida 100 años. Lugar de encuentro’, el centenario pone en valor la obra pública del artista, representada en 45 esculturas que han convertido el espacio público de ciudades como Donostia-San Sebastián, Madrid, Valladolid, Palma de Mallorca, Barcelona, Berlín, Frankfurt, Helsinki, Dallas o Washington en lugares de encuentro para la sociedad.

El núcleo central de la programación tendrá lugar entre 2024 y 2025, aunque se extenderá hasta 2026, con varias exposiciones que se aproximan a las diferentes facetas del artista. Chillida Leku, el lugar más íntimo y personal que Eduardo Chillida creó para albergar su trabajo, contará con varias exposiciones y actividades que celebrarán la figura y la obra de su creador.

En el ámbito de Euskadi, el Museo San Telmo, Tabakalera, el Museo Cristóbal Balenciaga, el Museo de Bellas Artes de Bilbao o el Artium Museoa, entre otros, acogerán exposiciones tanto individuales como colectivas en los próximos meses.

 

Chillida junto a ‘Lo profundo es el aire-Estela IX’. Foto: Jordi Belver.

Además, Chillida Leku organiza una exposición compuesta por piezas de la Colección Telefónica procedentes de la compañía de telecomunicaciones que también cumple 100 años de vida. A nivel nacional, Hauser & Wirth Menorca, La Pedrera o el Museo Nacional de Escultura de Valladolid se suman a la celebración con varias exposiciones que buscan acercar su legado al público.

La celebración se extenderá a galerías y museos internacionales como el austriaco Kunsthalle Krems, el Museo Würth de Künzelsau, The San Diego Museum of Art o la Galería de Arte del Centro de Extensión de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Toda la programación está en la web de la fundación. 

 

Eduardo Chillida: el arquitecto del vacío

Nacido en San Sebastián, desde muy temprana edad Chillida se sintió atraído por las olas que rompían en el mar. Dicen que fue entonces cuando descubrió las posibilidades del viento, que más tarde inmortalizaría con una de sus más emblemáticas obras, el ‘Peine del viento XV’ (1976), en un homenaje a su ciudad. Aquel fue también el inicio de una relación muy particular con el entorno y sus raíces.

Eduardo Chillida junto al Peine del Viento XV., que hizo junto al arquitecto Peña-Ganchegui. Foto: Archivo Eduardo Chillida.

Espíritu inquieto, tras su paso frustrado por el mundo del fútbol, en 1943 se matriculó en Arquitectura, carrera que abandonó en 1947 para ingresar en el Círculo de Bellas Artes de Madrid.

‘Arquitecto del vacío’, como él mismo se llegó a autodenominar, a Chillida se le daba tan bien el dibujo que pronto se aburrió de su propio talento y, a pesar de ser diestro, empezó a dibujar con la mano izquierda. El problema, decía, no era la mano, sino saber que “la facilidad puede ser un peligro”. Un mantra que a lo largo de su vida le permitiría experimentar con el viento y el vacío e incluso desafiar a las leyes de la gravedad, como se aprecia en su monumento a Düsseldorf, ‘Rumor de límites IX’ (1971), construido frente al rascacielos Thyssen de la ciudad alemana.

En 1948, recibió una beca y se trasladó a París, donde conoció al artista Pablo Palazuelo y comenzó su actividad artística. Influenciado por la Grecia arcaica, realizó sus primeras esculturas figurativas en yeso (1948-1949), por las que recibió un temprano reconocimiento que culminó con su exposición en el mítico Salón de Mayo de París.

Fruto de aquella época de aprendizaje y experimentación fue también su figura en bronce, ‘Torso’, que más tarde fue colocada en el donostiarra monte Urgull.

 

Eduardo Chillida en su estudio de Ingeborg, 1990. Foto: Jesús Uriarte.

En 1950 Chillida sufrió una crisis artística y abandonó la capital francesa para regresar a sus raíces. Ese mismo año se casó con Pilar Belzunce, con quien tendría 8 hijos a lo largo de su vida.

La segunda mitad del siglo XX traería, además, un hallazgo determinante para la trayectoria del escultor. Atraído por el sonido de una fragua próxima a su casa en Hernani, Chillida descubrió de la mano de un artesano el hierro de verdad por primera vez, de una manera que nunca antes había visto en los museos o galerías que había frecuentado.

Eduardo Chillida junto a ‘Lugar de encuentros III’ Foto: Luis Pérez Mínguez.

Empleado a fondo con este material, el contacto de nuevo con su tierra supuso, además, el inicio de una obra marcada por un lenguaje más personal. Así nació Ilarik, su primera escultura abstracta, en conexión con las estelas funerarias.

En 1954 celebró su primera individual en la Librería Clan de Madrid, a la que seguiría una colectiva en la prestigiosa galería Maeght dedicada a artistas emergentes, donde figuró como uno de los artistas más jóvenes junto a Chagall, Miró, Calder o Giacometti.

Ese mismo año recibió su primer gran encargo público, las puertas de la Basílica de Aránzazu, una superproducción de planchas metálicas de formas geométricas a modo de collage, confeccionadas a partir de piezas de chatarra rescatadas del puerto de Zumaia y de hierro de la forja de Legazpi. Sería la primera de las muchas obras públicas que Chillida realizó a lo largo de su vida.

Constructor de espacios, consciente de la fuerza estética del espacio público como elemento artístico y como lugar de encuentro para el diálogo y la convivencia, Chillida fusionó a menudo escultura y arquitectura con el paisaje, hasta repartir más de 40 esculturas públicas por el paisaje urbano de varias ciudades del mundo, entre las que se incluyen Berlín, Frankfurt, Helsinki, Dallas o Washington.

 

Eduardo Chillida con la escultura Forma. Foto: Arturo Delgado.

Fruto de un lenguaje universal indagó en la forma en que las esculturas se comunicaban con el espacio y el vacío, el límite o la escala, la naturaleza, el mar o la tierra. El trabajo de Chillida comenzó muy pronto a ser reconocido con premios como el Graham Foundation Award en Chicago (1958), el Gran Premio Internacional de Escultura de la Bienal de Venecia, el Premio Kandinsky (1960) o el Wilhelm Lehmbruck (1966).

En 1966, su proyección era tal que el Museo de Arte de Houston le encargó una pieza que interactuara con la parte ajardinada del exterior. Realizada a partir de tres bloques de granito, ‘Abesti Gogorra V’ era la culminación de una serie cuyas esculturas anteriores habían sido elaboradas todas en madera.

También en la misma época, en 1969 y en acero inoxidable, Chillida concluyó su serie ‘Alrededor del vacío V’ para el edificio del Banco Mundial en Washington, donde se planteaba uno de sus leitmotivs, el espacio en sí mismo.

En la década de los 70, el escultor comenzó su conjunto ‘Lugar de encuentros’, compuesto de siete esculturas distribuidas a lo largo de la geografía española.

Con una evidente presencia en la capital -en Madrid son varias las piezas de esta serie que se exhiben-, en 1972, culminó su primera pieza en hormigón ‘Lugar de encuentro III’, mencionada comúnmente como ‘Sirena varada’, para el Museo de Escultura al Aire Libre de Madrid.

Suspendida en el aire, Chillida desafió nuevamente las leyes de la gravedad, una idea que repetiría un año después en Bilbao, con la obra ‘Lugar de encuentros IV’.

Eduardo Chillida en el ‘Peine del Viento XV’. Foto: Francesc Català Roca.

Omnipresente en el litoral ibérico, en 1987, realizó su mágico ‘Elogio del agua en Barcelona. Figura emblemática’, situada en el parque Creueta del Coll y suspendida por unos enormes cables de acero por encima del agua de un lago artificial. La obra, que alude al mito de Narciso, solo aparece completa a partir de su propio reflejo. La ciudad condal fue otro de los escenarios preferidos de Chillida.

Con un marcado trasfondo metafísico, en sus obras son recurrentes grandes temas de la humanidad como la libertad, la tolerancia, la defensa de los derechos humanos, la fraternidad o el respeto a la naturaleza.

 

Eduardo Chillida y Pilar Belzunce en Chillida Leku. Foto: Archivo Eduardo Chillda.

Presente con su obra en exposiciones en más de una veintena de los más importantes museos del mundo, en sus últimos años, el Museo Reina Sofía acogió la mayor retrospectiva sobre el artista, compuesta por cuarenta obras realizadas a lo largo de cincuenta años. Poco después, en el año 2000, se inauguró el Chillida Leku, un entorno elegido por el artista como seña de identidad, donde poder mostrar su obra en permanente diálogo con la naturaleza y cuya pieza central es el caserío Zabalaga.

Entre sus últimos proyectos, concebido casi como un imposible, el escultor quiso crear un espacio en el interior de la montaña Tindaya de Fuerteventura. “Hace años tuve una intuición, que sinceramente creí utópica –dijo al respecto–. Dentro de una montaña crear un espacio interior que pudiera ofrecerse a los hombres de todas las razas y colores, una gran escultura para la tolerancia. Un día surgió la posibilidad de realizar la escultura en Tindaya, en Fuerteventura, la montaña donde la utopía podía ser realidad. La escultura ayudaba a proteger la montaña sagrada. El gran espacio creado dentro de ella no sería visible desde fuera, pero los hombres que penetraran en su corazón verían la luz del sol, de la luna, dentro de una montaña volcada al mar, y al horizonte, inalcanzable, necesario, inexistente…”.

En agosto de 2002, Eduardo Chillida falleció en San Sebastián, dejando su último gran proyecto, símbolo también de la unión entre la tierra y el cielo, inacabado.

Fotografía: Eduardo Chillida trabajando en Legazpi (Archivo Eduardo Chillida).

Te puede interesar

El sello editorial AdN renueva su imagen gráfica

El sello editorial AdN renueva su imagen gráfica

El sello editorial AdN, sección de narrativa contemporánea del Grupo Anaya, celebra su séptimo aniversario con un rediseño de su imagen gráfica, "que mantiene y pone en valor la forma de flecha de su logotipo original, para reforzar su marca y hacerla más reconocible...

África Pitarch mostrará sus flores en Lanevera Gallery

África Pitarch mostrará sus flores en Lanevera Gallery

Del 2 de marzo al 12 de mayo, la IV Residencia Artística en Serigrafía de Lanevera Ediciones presentará "Segundo piso al fondo las flores", de África Pitarch (Valencia, 1990), el resultado artístico de cuatro meses de trabajo e investigación, fruto de la colaboración...

Pin It on Pinterest