El afán moderno de los brillantes años 30

17 mayo 2022

por | 17 mayo 2022

«Uno de los aspectos más importantes del cambio cultural que España sufrió, desde el final de los años veinte hasta mediados de los treinta, fue la velocidad con la que se infiltró la modernidad para desplazar a los estilos que imperaban en ese momento. Aquella irrupción en las nuevas formas de vida fue sobre todo visible en las ciudades, cuyo aspecto, tanto en muchos lugares públicos como en casas privadas, se renovó completamente. El estilo moderno se impuso dando lugar a una transformación en la arquitectura, el mobiliario, la publicidad o los espectáculos de las grandes ciudades españolas. Esta exposición trata de recuperar aquel momento mediante una selección de algunos de los muebles más destacados realizados en ese periodo, cotejándolos con otros modelos similares producidos fuera de España».

El Museo Nacional de Artes Decorativas acoge hasta octubre una exposición, «El afán moderno. Muebles e interiores en la España de los años 30», que analiza la renovación del mobiliario y la decoración de las viviendas en España en la década de 1930, comisariada por Pedro Feduchi y Pedro Reula, que son quienes pronunciaban las palabras anteriores.

 

Folleto Casa Buades. Colección Fernando Buades Geis.

La muestra exhibe diferentes versiones de la modernidad de aquel tiempo, que habla de los muebles y de los interiores donde se instalaron. «Hemos tratado de recuperar el material disperso perdido en la memoria y poner en valor la cultura de ese momento», explican Feduchi y Reula. El afán moderno de los brillantes años 30.

Con ese objetivo la muestra comienza con tres sillas de 1929, el año que en España tienen lugar la Expo de Barcelona, que mostró el empuje de la modernidad, y la Iberoamericana en Sevilla, que simbolizaba la resistencia de la tradición; 1929 es un momento de esplendor que se manifiesta en esos tres modelos de sillas que «definen el cambio desde ámbitos muy distintos». El fin de ese cambio se produce diez años más tarde, con la derrota del bando republicano y el comienzo de la Dictadura de Franco.

Esas tres butacas son la Barcelona de Mies van der Rohe y Lilly Reich; la Wassily de Marcel Breuer y la butaca de jardín producida por Pierre Dariel. Están acompañadas, en la muestra, por otras tantas piezas españolas diseñadas a comienzos de los años treinta por Carlos Arniches y Martín Domínguez, y José Manuel Aizpurua y Joaquín Labayen, parejas de arquitectos que, desde diferentes concepciones, abordaron la renovación del diseño de mobiliario e interiores.

Silla B3 de Marcel Breuer.

Las siguientes tres salas presentan la producción española de muebles de tubo de acero curvado y cromado en el contexto de las influencias recibidas de Europa por marcas como Thonet. La muestra recoge primicias documentales y materiales de muebles atribuidos a empresas pioneras, como Casa Buades o Rolaco, e ilustra tanto la variedad de lo que se produjo como la ingente cantidad de muebles que se han perdido por el paso del tiempo y el desconocimiento.

Piso de Germán Rodríguez Arias en Vía Augusta (Barcelona). Revista Nuevas Formas Año II, 1935.

La quinta sala está dedicada de forma monográfica al Edificio Carrión de Madrid, más conocido como Capitol. La importancia de este proyecto de los arquitectos Luis M. Feduchi y Vicente Eced es bien conocida, pero la exposición supone una ocasión perfecta para contemplar una parte muy relevante del corpus de los muebles diseñados por Luis M. Feduchi para el edificio.

Icono de la modernidad del Madrid de aquella época, construido entre los años 1931 y 1933, y que sus arquitectos amueblaron con piezas cargadas de eclecticismo y propuestas geométricas y expresionistas.

 

Luis M. Feduchi, Proyecto para un interior del edificio Capitol.

Edificio Carrión. MNAD.

La exposición muestra interiores de arquitectos como Fernando García Mercadal, Alfonso de Olivares, Agustín Aguirre y, entre otros, muebles diseñados por Luis Gutiérrez Soto para el Bar Chicote.

El rastreo de piezas y documentación ha permitido contar con un importante número de documentos pertenecientes a archivos barceloneses y relevantes piezas de mobiliario como la lámpara de pie y la butaca de pino y cuerda del GATCPAC, sillas de Josep Torres Clavé, Josep Lluís Sert, Joan Baptista Subirana, Josep Mir, Manuel Porcel, José Manuel Aizpurua o Jan Baca.

 

Mobiliario de la marca Rolaco, 1932.

La exposición saca felizmente a la luz piezas y documentación inéditas que avanzan en el conocimiento de una parcela casi olvidada de nuestra historia.

La muestra puede verse hasta el 23 de octubre en el Museo Nacional de Artes Decorativas (Montalbán, 12, Madrid).

Te puede interesar

La telaraña de Benedetta Tagliabue

La telaraña de Benedetta Tagliabue

El estudio de arquitectura Benedetta Tagliabue –EMBT ha diseñado para Ceramiche Ragno, marca histórica de la industria cerámica italiana, su primer showroom insignia en Milán. Es la telaraña de Benedetta Tagliabue. Benedetta Tagliabue ha interpretado el espacio...

Handshake presenta «Una piscina geopolítica»

Handshake presenta «Una piscina geopolítica»

"Una Piscina Geopolítica", un proyecto de los arquitectos Diego Abellán y Joaquín Lucas, es la nueva publicación de la editorial Handshake que se presenta este jueves. 22.440 piscinas privadas, 1 millón de metros cuadrados de agua para el disfrute privado, 587 km de...

Pin It on Pinterest