Las arquitecturas vacías y las segundas oportunidades

14 septiembre 2022

por | 14 septiembre 2022

El arquitecto y fotógrafo de arquitectura Lluís Bort muestra en su último proyecto, titulado «Arquitecturas vacías», un trabajo fotográfico sobre algunos edificios y construcciones abandonadas a lo largo de la isla de Mallorca. Son las arquitecturas vacías y las segundas oportunidades.

«Estas construcciones, en muchas ocasiones, fueron edificadas para cumplir una función muy concreta y con el paso de los años quedaron obsoletas y olvidadas. Sin embargo, esto no quiere decir que ya no sirvan, sino que deberían tener la oportunidad de ser rehabilitadas para disfrutar de una segunda vida, dotándolas con un nuevo uso para sus vecinos y su entorno. Este trabajo no se quiere quedar meramente como un catálogo fotográfico, sino que quiere mostrar una solución a este problema tan común en todo el mundo», explica Bort.

Edificio Gesa.

Cementerio Bon Sosec. El proyecto para convertir el cementerio Bon Sosec en el más grande de la isla se quedó a medias.

Hospital Son Dureta. El centro, situado en el montículo de la bahía de Palma, fue construido por el arquitecto Martí José Marcide Odriozola en 1953. Con la construcción del nuevo hospital Son Espases quedó vacío.

«Esta posible solución podría ser la colaboración entre técnicos y Administración para redactar proyectos de rehabilitación que se puedan financiar mediante ayudas económicas europeas como los Fondos FEDER, que proporcionan apoyo financiero para el desarrollo estructural de las economías europeas. Además de la redacción de un Plan Director, el documento que estructura las estrategias y las fases de intervención del edificio y Jornadas de Participación Ciudadana con los vecinos, donde estos puedan expresar sus necesidades y sentirse partícipes de esos espacios culturales para sus ciudades y barrios. Así se podría conseguir darle una nueva oportunidad a cada uno de los edificios«, apunta el arquitecto.

Volviendo a su obra fotográfica, ésta recoge diferentes tipologías constructivas, desde un hospital que abandonaron al construir uno nuevo a las afueras de Palma; pasando por una fábrica textil en Sóller que fue uno de los motores económicos de la isla durante la Guerra Civil, cuando las tropas franquistas bombardearon el núcleo industrial de Barcelona; hasta la bodega de vino más grande de la isla, ubicada en Felanitx, que tras cuatro ampliaciones, cerró en los años 90.

Fábrica textil Sa Fàbrica Nova. Fue uno de los motores económicos de Sóller a finales del siglo XIX y principios del XX. Durante la Guerra Civil tuvo un papel muy importante cuando bombardearon el núcleo industrial de Barcelona, ya que se tuvo que hacer cargo de la producción de esas fábricas catalanas.

Destilerías Fuster. La fábrica de licores conocida en Santa Margalida como “Can Félix” empezó su andadura en 1900, fue la más importante de la isla de Mallorca.

Para unificar las diferentes tipologías en el proyecto se decidió, explica Lluís Bort, fotografiar cada edificio durante la hora dorada dependiendo de su orientación. «De este modo, cada uno se presenta como una joya arquitectónica sobre un cielo azul intenso y degradado que permite reflejar su belleza».

“Arquitecturas vacías” busca valorar estas construcciones que fueron muy importantes para la historia de Mallorca y que, en ocasiones, se ubican en localizaciones privilegiadas, donde tendrían muchas garantías de éxito si se convirtieran en nuevos equipamientos para las ciudades.

Velódromo de Tirador. Esta instalación al aire libre fue la pista ciclista de referencia en España durante seis décadas, hasta la construcción del velódromo de Anoeta, en San Sebastián, en 1965.

Discoteca Es Fogueró. Fue la sala de fiestas, espectáculos y restaurante más importante de la isla en los años 90. Ha sido objeto, infructuosamente, de varios intentos de rehabilitación.

Este proyecto fotográfico comenzó en 2019, desde entonces, en alguna de las construcciones fotografiadas, se han iniciado trabajos de adecuación, «que esperemos que permitan recuperar el edificio y enriquecer la ciudad con nuevas ofertas culturales».

Bort quiere mostrar la oportunidad de rehabilitación de estas arquitecturas estratégicas y abandonadas del territorio mallorquín para nuevos usos como museos, salas de exposiciones o casales de barrio.

«Esto no es un caso aislado en el territorio mallorquín, sino que también pasa en el resto de España. El trabajo es simplemente una muestra de los centenares de edificios emblemáticos que hay abandonados en nuestro país y que, con las herramientas comentadas, podrían tener una segunda oportunidad», explica.

La exposición consta de una serie de 15 fotografías y se puede ver en el Colegio Territorial de Arquitectos de Castellón hasta el 27 de septiembre. Durante el mes de octubre se expondrá en el Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia.

Fotografía: Lluís Bort. Foto de portada: Central térmica ubicada en la bahía de Alcúdia, diseñada por el arquitecto Ramón Vázquez Molezún.
PUBLICIDAD

Te puede interesar

Vuelve la hora del Recreo

Vuelve la hora del Recreo

Fotografía, ilustración, libros de artista, catálogos, crítica y ensayo o arquitectura son algunos de los géneros de publicaciones que se podrán encontrar en la tercera edición de Recreo Art Book Fair, que contará con una gran participación internacional. Vuelve la...

Casa 1927: una segunda vida cuarenta años después

Casa 1927: una segunda vida cuarenta años después

Cuando al Estudio BamBam le llegó el momento de intervenir en una vivienda tradicional, típica de los pueblos de la huerta del Segura, para rehabilitarla de forma integral, no se lo pensaron. Antonio Campos y Adrián Segura, los arquitectos BamBam, se pusieron manos a...

Pin It on Pinterest