El arte de Bruno Munari se instala en la Fundación Juan March

14 febrero 2022

por | 14 febrero 2022

Un “Leonardo de nuestro tiempo”. Así describía Picasso a Bruno Munari (Milán, 1907-1998), una de las figuras más significativas del diseño y de la comunicación visual del siglo XX. A partir del viernes 18, el arte de Bruno Munari se instala en la Fundación Juan March, en su sede de Madrid, donde se inaugura la primera retrospectiva dedicada en España a este artista, diseñador y pedagogo que buscó la esencia del arte y del diseño en el equilibrio entre el rigor y la levedad, sirviéndose siempre del juego, del humor y de la ironía. Estará expuesta hasta el 22 de mayo.

Bruno Munari rodeado de varias de sus obras, 1967 Foto: Ugo Mulas. Archivio Ugo Mulas, Milán.
© Herederos Ugo Mulas, Milán – Galleria Lia Rumma, Milán/Nápoles. Todos los derechos reservados.
© Bruno Munari. Maurizio Corraini s.r.l. Todos los derechos reservados.

 

La exposición, ideada como “una muestra colectiva de Bruno Munari” –como él tituló una de sus exposiciones– incluye una selección de cerca de trescientas pinturas, dibujos y esculturas, proyecciones y juegos de luz, piezas de diseño gráfico e industrial, ejercicios tipográficos y escritos y libros infantiles procedentes de colecciones particulares e instituciones públicas y privadas.

Tanto la muestra, que abarca desde sus primeros trabajos vinculados al futurismo y al diseño gráfico hasta sus últimas experimentaciones de los años noventa, como la publicación que la acompaña están organizadas en torno a los conceptos metodológicos esenciales al trabajo de Munari: el tiempo, el método, la levedad, la experimentación y la contemplación. 

Bruno Munari, Ora X [La hora X] para Danese, 1963. Plástico, aluminio y base de madera,
22 cm (alto) x 20 cm (diámetro).
Colección particular. Cortesía de Repetto Gallery, Kaufmann Repetto y Andrew Kreps Gallery
© Foto: Daniele De Lonti. © Bruno Munari. Maurizio Corraini s.r.l. Todos los derechos reservados.

Bruno Munari, Instalación del Alfabeto Lucini, 1986. Colección particular. Cortesía Repetto Gallery. © Foto: Daniele De Lonti. © Bruno Munari. Maurizio Corraini s.r.l. Todos los derechos reservados.

Bruno Munari, Scultura da viaggio [Escultura de viaje] para la fábrica de artículos de viaje Valigeria Angelo Valaguzza], 1958. Palitos de madera y papel tapiz, 27 x 49 cm. CSAC. Centro Studi e Archivio della Comunicazione, Universidad de Parma. © Bruno Munari. Maurizio Corraini s.r.l. Todos los derechos reservados.

Además, el espacio de la muestra acoge un laboratorio didáctico en el que niños, jóvenes y familias pueden experimentar con materiales siguiendo el célebre “método Munari”, pensado para aprender a través del juego y el trabajo.

Complementa la exposición un completo catálogo de más de trescientas páginas que contiene un ensayo sobre la exposición firmado por el equipo curatorial de la muestra, diez ensayos de algunos de los principales especialistas en Munari y su obra y un nutrido aparato crítico. Así como la exposición se cuenta entre las más completas dedicadas al artista fuera de Italia, se trata de la primera publicación completa dedicada al tutto Munari en español.

El 28 de febrero a las 18:30h complementará dicha presentación, en el formato La exposición explicada, “Acerca de Bruno Munari”, una conversación sobre la exposición a cargo del arquitecto y diseñador Juli Capella y Manuel Fontán del Junco, moderada por la periodista e historiadora especializada en arquitectura Anatxu Zabalbeascoa.

Unas semanas más tarde, el 8 de abril, tendrá lugar el estreno, en Filmin y en Canal March, del videoensayo Bruno Munari, la magia del arte, en el que se hará un recorrido por los aspectos más originales de la obra del artista: el juego, el humor y la ironía. El arte de Bruno Munari se instala en la Fundación Juan March y en nuestras pantallas. 

Un “Leonardo de nuestro tiempo”

Así definió Picasso a Bruno Munari (Milán, 1907-1998), uno de esos artistas que tanto han influido en el arte y la cultura del siglo XX, pero cuyo conocimiento, paradójicamente, es solo relativo. Munari se movió con libertad entre disciplinas y lenguajes distintos, los del arte, el juego, el diseño o la literatura, tratando de comprender su funcionamiento y su capacidad de comunicación.

La amplitud de medios que empleó, desde la pintura, el dibujo y la escultura, pasando por las proyecciones y juegos de luz, los objetos y piezas de diseño gráfico e industrial, publicidad, ejercicios tipográficos, escritos teóricos, libros de artista, libros infantiles y hasta propuestas pedagógicas –con las que llevó a cabo una labor pionera–, le llevaron a convertirse en un artista multifacético, con una actividad muy relevante no solo como artista sino como diseñador gráfico y editorial, además de pedagogo.

De un modo u otro, su obra puede entenderse “como un brillante y continuado ejercicio por que nos fijemos en todo aquello que está ante nuestros ojos y con frecuencia no vemos”, como explican Manuel Fontán del Junco, Marco Meneguzzo y Aida Capa en el capítulo introductorio del catálogo de la muestra.

Con la paradoja de que este artista, que afirmó haber “tratado de comunicar lo que los demás no ven: un arco iris de perfil, por ejemplo”, que hizo visible el aire organizando una lluvia de papel sobre la plaza de una pequeña ciudad italiana en 1969, o que definió el árbol como “la lentísima explosión de una semilla”, no es todo lo conocido y visible que le correspondería.

Bruno Munari, Autoritratto [Autorretrato], 1971. Xerografía original, 37 x 25 cm. Fondazione Jacqueline Vodoz e Bruno Danese, Milán.
© Fondazione Jacqueline Vodoz e Bruno Danese, Milán © Foto: Roberto Marossi. © Bruno Munari. Maurizio Corraini s.r.l. Todos los derechos reservados.

Bruno Munari, Supplemento al dizionario italiano [Suplemento del diccionario de italiano]. Milan: Muggiani Editore, 1963. Libro: 17 x 12,5 cm. Colección Corraini, Mantua. © Bruno Munari. Maurizio Corraini s.r.l. Todos los derechos reservados.

Después de sus experiencias gráficas futuristas en la década anterior a la II Guerra Mundial, hacia 1950 Bruno Munari se confirmó como una especie de “inventor” de formas y como el inventor de una idea general de “proyecto” que unía arte y diseño, gráfica y práctica cromática y, a partir de la década de 1970, enseñanza creativa y pedagogía. Una capacidad para jugar en diferentes terrenos que hace que su figura siga siendo muy actual.

Sus inicios artísticos coincidieron con la segunda generación de futuristas italianos, aunque después se alejaría de ellos para dar, en 1930, un giro hacia la abstracción, que culminaría con la realización de sus “máquinas inútiles”, toda una definición, muy precisa, de lo que es la obra de arte en la modernidad.

Ese interés por el dinamismo de las formas le llevaría a investigar con tecnologías recién inventadas como la fotocopiadora, o a derrochar su ingenio poético en obras como los Fossili del 2000 [Fósiles del 2000], los Forchette parlanti [Tenedores parlantes] y los Libri illeggibili [Libros ilegibles]. También a darse cuenta, con la simpleza que caracteriza sus invenciones, de que los libros infantiles no debían tener protagonista, sino que en ellos el protagonista debía ser el propio niño.

En cuanto a su trabajo como diseñador gráfico y editorial, fue consultor de grandes empresas italianas como Mondadori, Einaudi, Montedison y Olivetti, y el alma de la marca Danese, para la que diseñó piezas como el cenicero Cubo que forman parte de la historia del diseño mundial.

Desde la década de 1960 perfeccionó un método –el “método Munari”– que hoy sigue gozando de gran éxito; propuso a la Olivetti una exposición itinerante basada en la muy moderna idea de “programación” a la que se adhirió toda una generación de artistas, la titulada Arte Programmata, pese a lo cual su obra no ha sido todavía objeto de grandes exposiciones internacionales.

 

Bruno Munari, Abitacolo [Habitáculo],
1971. Impresión fotomecánica, 59 x
48 cm. CSAC. Centro Studie Archivio della Comunicazione,Universidad de Parma
© CSAC, Universidad de Parma. © Foto: Ada Ardessi. © Bruno Munari. Maurizio Corraini s.r.l. Todos los derechos reservados.

Bruno Munari, Proyecto para Le macchine di Munari [Las máquinas de Munari], 1941. Cubierta con collage, 34,3 x 12,5 cm. Fondazione Jacqueline Vodoz e Bruno Danese, Milán.
© Fondazione Jacqueline Vodoz e Bruno Danese, Milán
© Foto: Roberto Marossi. © Bruno Munari. Maurizio Corraini s.r.l. Todos los derechos reservados.

 

Casi trescientas obras, imaginación, “método” y un “laboratorio”

El arte de Bruno Munari se instala en la Fundación Juan March a través de cerca de trescientas obras y materiales del artista, en una selección que incluye pinturas, dibujos y esculturas, revistas, productos y piezas de diseño, películas experimentales, acciones y ensayos lumínicos, proyecciones y juegos de luz, objetos y elementos de diseño gráfico e industrial, diseños publicitarios y editoriales, ejercicios tipográficos, escritos teóricos, libros de artista, libros infantiles y propuestas pedagógicas, además de documentación sobre obras efímeras, textos y fotografías.

También se incluye un “laboratorio” basado en el método pedagógico de Munari, especialmente ideado para esta muestra y dirigido por maestros formados en dicho método. Para su desarrollo se dedica un espacio entero, donde niños y jóvenes convivirán con las piezas del gran Alfabeto Lucini, letras creadas por el artista a partir de materiales diversos.

El arte de Bruno Munari se instala en la Fundación Juan March desde el 18 de febrero hasta el 22 de mayo (Castelló, 77. Madrid).

PUBLICIDAD

Te puede interesar

Vuelve la hora del Recreo

Vuelve la hora del Recreo

Fotografía, ilustración, libros de artista, catálogos, crítica y ensayo o arquitectura son algunos de los géneros de publicaciones que se podrán encontrar en la tercera edición de Recreo Art Book Fair, que contará con una gran participación internacional. Vuelve la...

Casa 1927: una segunda vida cuarenta años después

Casa 1927: una segunda vida cuarenta años después

Cuando al Estudio BamBam le llegó el momento de intervenir en una vivienda tradicional, típica de los pueblos de la huerta del Segura, para rehabilitarla de forma integral, no se lo pensaron. Antonio Campos y Adrián Segura, los arquitectos BamBam, se pusieron manos a...

Pin It on Pinterest