Un paseo por lo mejor de la vivienda colectiva europea

31 mayo 2024

por | 31 mayo 2024

La arquitecta y ganadora del Pritzker 2021, Anne Lacaton, fue la encargada de anunciar el fallo del Premio Europeo de Vivienda Colectiva en su papel como presidenta del jurado que otorga el galardón. La reconversión de un antiguo almacén de vino en Basilea, un proyecto de Esch Sintzel Architekten, ha sido seleccionado como ‘Mejor Desarrollo de Vivienda Colectiva’ en la categoría de renovación por «demostrar que transformar lo existente crea una calidad de vivienda nueva e inesperada que desafía las tipologías estándar». Por su parte La Borda, el proyecto multipremiado de Lacol en Barcelona, ha sido elegido el ganador en la categoría de nueva construcción por «constituir un ejemplo destacado de desarrollo de la vivienda colectiva en todas las fases del proceso». 

La primera edición de este galardón ha contado con una alta participación: un total de 171 candidaturas procedentes de 19 países europeos, de los cuales el jurado se ha debatido entre 18 finalistas. El premio apuesta en sus bases por proyectos con un impacto positivo en las comunidades y que contribuyen al desarrollo urbano sostenible, al tiempo que promueven la arquitectura de calidad. 

La arquitecta y ganadora del Pritzker 2021, Anne Lacaton, anunciando el fallo del Premio Europeo de Vivienda Colectiva como presidenta del jurado.

El galardón está impulsado conjuntamente por el Instituto de Arquitectura de Euskadi y arc en rêve centre d’architecture (Burdeos), en colaboración con el Departamento de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes del Gobierno Vasco. El jurado internacional ha basado su decisión tomando como punto de partida “la importancia de la vivienda como necesidad humana fundamental y activo social, así como el fomento de la innovación, la inclusión y la responsabilidad medioambiental en el diseño de viviendas colectivas”.

La reconversión del antiguo almacén de vinos Coop en Basilea, premio al Mejor Desarrollo de Vivienda Colectiva en la categoría de renovación

Este trabajo de Esch Sintzel Architekten fue culminado en 2023, en Basilea (Suiza). Consistió en la reconversión de un edificio de almacenamiento de vino en 64 apartamentos, un café-bar, un espacio comercial, habitaciones, un espacio colectivo, una terraza en la azotea, salas de ensayo de música, parking y aparcamiento para bicicletas.

Tiene como protagonistas principales a las columnas preexistentes del antiguo almacén de vinos que, según el estudio, “cuentan la historia del edificio de una forma impresionante”. “Son los elementos más llamativos de la estructura y constituyen un importante punto de partida para el diseño. Para que su efecto siga siendo tangible a pesar de la pequeña escala del nuevo uso residencial, se han expuesto y escenificado de varias maneras: en los apartamentos, que se extienden a lo ancho del edificio, su voluminosa monumentalidad es una experiencia en sí misma; en las calles interiores, que atraviesan el edificio en sentido longitudinal, aparecen como una secuencia”.

Fotos de Paola Corsini.

Fotos: Paola Corsini.

Las columnas también constituyen el punto de partida de la organización interna del edificio: el desarrollo urbano real está definido por el preexistente, pero a lo largo de las calles interiores, toma forma una ciudad interna. Este sistema no solo proporciona acceso a las escaleras, las salas comunes y los lavaderos, sino que también permite una variedad de tipologías de apartamentos para todas las generaciones y estilos de vida. En la entreplanta, la esfera doméstica se une a la urbana: la calle interior se abre a los vestíbulos transversales e invita a entrar en la casa por escaleras y rampas. Los espacios comerciales y la cafetería se sitúan a nivel del suelo en las cabeceras del edificio, dirigiéndose directamente a la ciudad. La red de caminos termina en la sala comunitaria y la terraza colectiva de la azotea. 

Además de la expresividad de las columnas, que definen el diseño, la sostenibilidad ecológica también motiva el tratamiento cuidadoso de la estructura preexistente. De hecho, al seguir utilizándola, se ahorró el 42% de la energía gris del edificio. Además, el sistema fotovoltaico y la bomba de calor de aguas subterráneas generan dos tercios de la energía que consume el edificio.

«El proyecto demuestra que los edificios ordinarios y utilitarios tienen valor y pueden ser el soporte de nuevos proyectos creativos que aporten algo positivo al barrio y a la ciudad. No solo aporta calidad, sino vida adicional. Es sostenible gracias a la reutilización de la estructura existente de hormigón, que debe tenerse absolutamente en cuenta en el balance de carbono. Esta estructura existente se complementa con una nueva construcción que densifica y da una nueva identidad y nueva vida al lugar. En cuanto a la arquitectura, muestra una nueva forma de vivir y la imaginación necesaria para reinventar una estructura existente. Demuestra que transformar lo existente crea una calidad de vivienda nueva e inesperada que desafía las tipologías estándar. En cuanto a la infraestructura colectiva del edificio, cuenta con espacios colectivos que celebran y facilitan la vida en común», ha valorado el jurado.

En la categoría de renovación, además de la ganadora, han sido seleccionadas: la reconversión del Hospital Felix Platter (Basilea, Suiza), de Müller Sigrist Architekten; Qville (Essen, Bélgica), de B-architecten; Nekkersput (Gante, Bélgica), de DBLV architecten; La commune (Lieja, Bélgica), de he-architectes; viviendas sociales en Rua da Vitória (Oporto, Portugal), de MAVAA arquitectos; la fase 2 de la rehabilitación de Park Hill (Sheffield, Reino Unido), del estudio Mikhail Riches; la renovación de un complejo de vivienda social la década de 1970 (Trento, Italia), de Campomarzio+Studio Bombasaro; y SchloR – Schöner Leben ohne Raiffeisen (Viena, Austria), de Gabu Heindl, Elena Mali, Lisa Schönböck, Hannah Niemand, Stana Marjanovic, Fabian Liszt, Petko Grablij, Maura Schmitt, Anne Altmeyer, Sebastian Christiansen y Lucas Bogunovic. 

Este trabajo consiste en la reconversión del Hospital Felix Platter, un edificio en Basilea (Suiza) que aloja ahora 134 viviendas e instalaciones públicas para el barrio. Al reconvertir con sensibilidad el antiguo hospital, fue posible conservar los recursos y preservar las cualidades urbanas de este rascacielos modernista de posguerra. Es un proyecto de Müller Sigrist Architekten. Foto: Ariel Huber.

Felix Platter Hospital. Diversos tipos de vivienda garantizan la diversidad social: desde unidades de un dormitorio para estudiantes hasta dúplex para familias, estudios alquilables y salas polivalentes.

Qville es una iniciativa innovadora de vivienda colectiva nacida de la singular restauración y reconversión de los antiguos establos de cuarentena de Essen, Bélgica, un lugar clasificado como patrimonio protegido. Es un proyecto de B-architecten. Fotos: Lucid + Mich Segers.

Integra 45 viviendas de bajo consumo energético, cinco estudios para personas con discapacidad, una posada, un estanque con terraza cubierta, una piscina cubierta, un centro comunitario, un parque-jardín compartido, un pequeño museo y un espacio de coworking.

Los numerosos espacios comunes interiores y exteriores de Qville, la ausencia de coches y el diseño arquitectónico facilitan el encuentro entre los residentes, lo que propicia la convivencia en este enclave histórico.

En las afueras de Gante (Bélgica), situado entre una carretera de circunvalación y una reserva natural, un bloque de viviendas deteriorado iba a ser sustituido por nuevas viviendas a ras de suelo. Sin embargo, un análisis en profundidad de la parcela y del bloque de apartamentos reveló que la estructura principal del edificio aún tenía un gran potencial. El proyecto se llama Nekkersput y sus autores son he-architectes. (Foto de Filip Dujardin).

La commune. Este trabajo consistió en la transformación de una antigua imprenta de Lieja, Bélgica. El objetivo era crear varias viviendas, unidades energéticamente eficientes, aprovechando los edificios, estructuras y envolventes existentes en la parcela, manteniendo el carácter original del edificio industrial. Fotos: Jimmy Thonon + Gatien Gregoire.

En el proyecto, también de he-architectes, participaron los diferentes agentes implicados, desde el diseño hasta la construcción, y se buscó involucrar a la comunidad local: el espacio público fluye hacia el patio, donde se celebran funciones colectivas y talleres.

Este trabajo consiste en la rehabilitación y conversión de dos casas, un lavadero y un baño público en cuatro viviendas de protección oficial promovidas por el ayuntamiento en el Centro Histórico de Oporto. Además de reforzar la oferta de vivienda protegida en esta zona, el edificio goza de una ubicación privilegiada junto al mirador Miradouro da Vitória, disfrutando de vistas panorámicas y de una presencia inusual en el paisaje de la ciudad. Foto de Jose Campos.

Es un trabajo de MAVAA arquitectos en Oporto que reivindica la calidad arquitectónica en la vivienda social.

La segunda fase de la rehabilitación de este bloque de viviendas brutalista de 1960 en Sheffield, Reino Unido, es obra del estudio Mikhail Riches, uno de los principales en el país en cuanto a sostenibilidad y diseño. Fotos: Tim Crocker.

El principal reto fue conservar la mayor parte posible del edificio trabajando dentro de las limitaciones de un diseño muy específico y del tamaño y la distribución de los pisos existentes, que no se ajustaban a los modos de vida modernos. La eliminación de los ‘problemáticos’ les permitió reconfigurar los restantes y crear un nuevo tipo de vivienda con fantásticos balcones de doble ancho. Todas las casas disponen ahora de amplios espacios abiertos, orientados para aprovechar las mejores vistas. El resultado son 195 nuevas viviendas con distintas plantas que satisfacen las necesidades de un amplio abanico de residentes. Fotos: Tim Crocker.

El trabajo de Campomarzio+Studio Bombasaro consistió en la remodelación y renovación energética de cinco torres de viviendas sociales en Trento. El barrio de Madonna Bianca (1971-1976) puede considerarse un ejemplo paradigmático de complejo de viviendas sociales de los años setenta, uno de los pocos ejemplos construidos en Italia que logró cumplir los ideales modernistas de la planificación a gran escala y la vivienda democrática. Foto de Nicola Cagol.

SchloR es una asociación cuyo objetivo común es crear espacios duraderos, seguros y asequibles para trabajar y vivir de forma solidaria, autogestionada y comunitaria. Forma parte de la asociación solidaria habiTAT, que recientemente ha adaptado a Austria las estructuras del sindicato alemán de inquilinos (Mietshäusersyndikat). El objetivo es que no haya beneficios con el alquiler y que la vivienda se implante como un derecho básico, no como un producto financiero. Autoría: Gabu Heindl, Elena Mali, Lisa Schönböck, Hannah Niemand, Stana Marjanovic, Fabian Liszt, Petko Grablij, Maura Schmitt, Anne Altmeyer, Sebastian Christiansen y Lucas Bogunovic. Fotos: GABU Heindl Architecture.

La Borda, Mejor Desarrollo de Vivienda Colectiva en la categoría de nueva construcción

La multipremiada cooperativa de viviendas La Borda forma parte del parque de viviendas sociales de Barcelona. El equipo de Lacol y la cooperativa La Borda priorizaron hacer un edificio con el mínimo impacto ambiental, tanto en su construcción como en su vida útil, mientras se minimiza el riesgo de pobreza energética para sus habitantes. Finalizada en 2018, se trata de una construcción en madera con 28 viviendas más espacios comunes, donde pasillos y circulaciones se convierten en lugares de estancia, relax y socialización. La Borda es actualmente el edificio más alto construido con estructura de madera en España. 

Según Lacol, “el modelo comunitario de La Borda, opuesto a las promociones públicas o privadas más tradicionales, ha permitido superar algunas limitaciones importantes que se imponen a los proyectos arquitectónicos de vivienda colectiva. En el sector público, el miedo al futuro usuario, totalmente desconocido, impide introducir cambios que puedan afectar a la forma de vivir normalizada. En el caso de los promotores privados, se imponen las lógicas del mercado que empobrecen la vivienda para facilitar su asimilación a un objeto de consumo. La innovación del proceso urbanizador ha sido clave para trabajar la arquitectura más allá de su formalización. Identificamos cinco características de este modelo que tienen una respuesta directa en el proyecto: autopromoción, derecho de uso, vida comunitaria, sostenibilidad y asequibilidad”.

Fotos: Luc Miralles + Chopo + Álvaro Valdecantos.

Lluc Miralles.

Las 28 viviendas cuentan con 40, 60 o 75m² y espacios comunitarios que permiten desplazar el hecho de habitar del espacio privado al público, potenciando la vida en común. Se articulan en torno a un patio central, cocina-comedor, lavandería, espacio polivalente, espacio para invitados, espacio sanitario y asistencial, almacén en cada planta y espacios exteriores y semiexteriores como el patio y las cubiertas.

“La participación de las futuras personas usuarias en el proceso (diseño, construcción y uso) fue la variable más importante y diferencial del proyecto, generando la oportunidad de conocer y proyectar con ellas sus necesidades específicas”, añaden desde Lacol.

Además, el edificio buscó desde el inicio reducir la demanda energética optimizando el programa, renunciando al aparcamiento subterráneo, agrupando servicios y reduciendo la superficie de las viviendas. La estructura de seis plantas se ha realizado con madera contralaminada, un material ligero, de alta calidad y renovable.

También se desarrollaron estrategias bioclimáticas pasivas para un consumo energético casi nulo y, por tanto, confort en las viviendas con el menor coste asociado; entre ellas, cubrir el patio con un invernadero que permite captar la radiación solar en invierno y tener un efecto chimenea para ventilar en verano; o una caldera de biomasa centralizada que permite optimizar la infraestructura de producción energética y mejorar el rendimiento y la tecnología al servicio de todo el edificio.

Foto: Álvaro Valdecantos.

La Borda. Foto de Baku Akazawa.

«Se trata de un ejemplo destacado de desarrollo de vivienda colectiva en la ciudad en todas las fases. La ambición va más allá de la escala del edificio, al formar parte de un proceso ascendente de regeneración de todo el barrio. El concepto de vivienda aporta una nueva imaginación de la vida y la convivencia. Se trata de una cohabitación exitosa entre individuos, vida en común y compromiso público. La arquitectura aporta generosidad y demuestra que la transformación de los límites de la vida contemporánea convierte los retos técnicos en recursos, que junto a la sostenibilidad pueden abordarse de otra manera, dando prioridad a la calidad de vida. La introducción del sistema cooperativo como modelo alternativo a la producción de viviendas combina asequibilidad y calidad de forma acertada», ha destacado el jurado.

En la categoría de nueva construcción, se encontraban La Chalmeta (Barcelona, España), de Vivas Arquitectos; Maierhof (Bludenz, Austria), del estudio feld72; Ekko (Burdeos, Francia), de Duncan Lewis; Spiegelfabrik (Fürth, Alemania), de Verena von Beckerath y Tim Heide; Kuppe Estate (Horgen, Suiza), de Esch Sintzel Architekten; A House For Artists (Londres, Reino Unido), de Apparata Architects; ocho viviendas de protección pública en régimen de alquiler en Palma de Mallorca (España), desarrolladas y construidas por un equipo del Instituto Balear de la Vivienda; y Zollhaus Kalkbreite (Zúrich, Suiza), de Enzmann Fischer Architekten. 

Conformada por 32 viviendas cooperativas, en La Chalmeta habita una comunidad autoorganizada y participativa de vecinos y vecinas que comparten los valores del cooperativismo y el fomento del tejido social del barrio, en un entorno arquitectónico sano y sostenible. El edificio incorpora una serie de criterios de bioconstrucción, diseño saludable y eficiencia energética, entre los que destaca la conexión a la red urbana de generación y distribución de ecoenergía (central de biomasa) para calefacción y agua caliente sanitaria. Foto: José Hevia. Un proyecto de Vivas Arquitectos ubicado en Barcelona.

Maierhof es una urbanización que cuenta con 67 apartamentos subvencionados y un espacio comunitario en torno a un patio común. Está ubicada en la localidad alpina austriaca de Bludenz, en una comunidad caracterizada por la agricultura, antiguos establos, viviendas unifamiliares y edificios residenciales de varias plantas. La autoría es de feld72.

El barrio ecológico de Bastide Niel, en Burdeos, está situado en los antiguos terrenos baldíos del ferrocarril y el cuartel de Niel, en la orilla derecha del Garona. La residencia Ekko, en este nuevo barrio ecológico, incluye un edificio de 49 apartamentos con una superficie habitable de 3260 m2. Forma parte de un planteamiento de construcción sostenible e innovador, que reúne bajo un mismo techo un jardín vertical con árboles flotantes y apartamentos colectivos. El autor del proyecto es Dunkan Lewis. Las fotos son de Duncan Lewis + Florence Larronde.

Ubicado en el solar de una antigua fábrica de espejos, este edificio residencial de varias plantas cuenta con viviendas, un centro comunitario para el barrio y espacios comunes. La reutilización del emplazamiento industrial da un impulso significativo a la transformación del barrio y la forma innovadora de las viviendas le confiere un carácter modélico. Spiegelfabrik, ubicado en Fürth (Alemania), es un proyecto de Verena von Beckerath y Tim Heide. Fotos de Andrew Alberts.

El proyecto se desarrolló en estrecha colaboración con las futuras personas residentes y en diálogo con la ciudad de Fürth. Desde el principio, aspiró a construir una vida orientada a la comunidad en una covivienda diversa, que abarcase a todas las generaciones.

De los ocho apartamentos patrocinados, cuatro están disponibles para refugiados y varios de los apartamentos de la cooperativa son alquilados por una asociación social. El PEN-Club ofrece otro apartamento a escritores exiliados. Un centro de barrio sirve de centro neurálgico para los asuntos del barrio y las iniciativas locales.

Kuppe Estate es una contrapropuesta colectiva a los suburbios privatizados. Se trata de un asentamiento en el barrio de Trift, en Horgen (Suiza), que contrarresta el afán de distanciamiento y demarcación territorial habitual en las afueras de la ciudad con una concepción comunitaria. Las casas de la colina constituyen la primera fase de un proyecto más amplio comprometido con los mismos valores: sostenibilidad y colectividad. Fotos de Philip Heckhausen. Un proyecto de Esch Sintzel Architekten.

A House For Artists, obra de Apparata Architects, reúne doce viviendas de alquiler social para artistas y sus familias en Londres. Ante la inasequibilidad de la vivienda y el espacio de trabajo, la escasez de infraestructuras comunitarias y la lucha de artistas con rentas bajas por sobrevivir en Londres, el encargo (que provenía de un cliente de la administración local) proponía alquileres sociales a cambio de que las personas residentes contribuyeran a la oferta pública del edificio.

Fotos: Johan Dehlin + Martina Ferrera + David Grandorge. Los espacios compartidos, incluidos los rellanos, están diseñados como lugares para habitar, en los que cada elemento tiene múltiples funciones (el alféizar de la ventana es un asiento, el vestíbulo del ascensor puede utilizarse para comidas compartidas…). Hasta el espacio más banal de esta vivienda colectiva puede convertirse en doméstico, íntimo, colectivo y social.

Estas viviendas de Palma de Mallorca fueron diseñadas por un equipo del Instituto Balear de la Vivienda compuesto por Carles Oliver, Joaquín Moyá, Antonio Martín, Alfonso Reina y Miguel A. Rodríguez. Su mayor característica son las bóvedas de cañón de piedra como herramienta frente a las olas de calor durante el verano. En concreto, esta estrategia proporciona inercia térmica para enfriar la vivienda de forma gratuita. Fotos: Milena Villalba + José Hevia.

Zollhaus, un proyecto de Enzmann Fischer Architekten, hace realidad una parte integradora de la ciudad de Zúrich: una urbanización con viviendas asequibles adecuadas para diversas formas de vida, junto con una vibrante mezcla de espacios comerciales a pequeña escala. El foro de tres plantas sirve de punto focal y conecta los distintos usos. Se persigue un uso sostenible del suelo para el desarrollo social, con el objetivo de aprovechar el espacio en esta vivienda colectiva.

Zollhaus está libre de coches, con un amplio aparcamiento para bicicletas y buenas conexiones de transporte público que garantizan una movilidad sostenible en esta vivienda colectiva. Fotos de Annett Landsmann.

La decisión ha recaído sobre reconocidas figuras de diferentes disciplinas que formaban el jurado del premio: Anne Lacaton (Francia), arquitecta y ganadora del Pritzker en 2021, que ha presidido el jurado; Kristiaan Borret, profesor de diseño urbano en la Universidad de Gante y maître architecte (BMA) de la Región de Bruselas Capital (Bélgica); Emanuele Coccia (Italia), profesor asociado en EHESS (París, Francia), autor y pensador visionario; Fernanda Canales (México), arquitecta y fundadora de Fernanda Canales Arquitectura; y Christian Hadaller (Alemania), arquitecto y cofundador de KOOPERATIVE GROSSSTADT eG.

Alta participación en la edición inaugural

Las entidades impulsoras del galardón han valorado «la gran participación en esta primera edición, que demuestra que Europa es no solo escenario para una arquitectura responsable social y medioambientalmente, sino que además cuenta con profesionales de gran capacidad y visión innovadora para afrontar los retos que tenemos por delante”. En total, se recibieron 171 candidaturas procedentes de 19 países europeos: Alemania, Austria, Bélgica, Croacia, Eslovenia, España, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Italia, Países Bajos, Polonia, Portugal, Reino Unido, Rumanía, Serbia, Suecia y Suiza. 

Los responsables del Instituto de Arquitectura de Euskadi, arc en rêve centre d’architecture y el Departamento de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes del Gobierno Vasco han considerado cumplido el objetivo del premio de generar debate entre agentes y ciudadanía en torno a la parte arquitectónica de la vivienda, su calidad y su impacto, en todos sus ángulos.

La ceremonia de entrega de premios se celebrará el 20 de junio en la sede de arc en rêve, en Burdeos. Tanto las candidaturas finalistas como las ganadoras darán fruto a una exposición sobre la vivienda colectiva, que se instalará en otoño en el Instituto de Arquitectura de Euskadi y, después, itinerará a arc en rêve.

Fotografía: D.R. Foto de apertura: La reconversión de un antiguo almacén de vinos Coop en Basilea, foto de Paola Corsini.

Te puede interesar

‘Happytecture’ en Xàbia

‘Happytecture’ en Xàbia

Anna Devís y Daniel Rueda, nacidos ambos en 1990, se conocieron estudiando Arquitectura en València, donde se graduaron. A día de hoy, este dúo creativo utiliza su bagaje arquitectónico para contar historias mediante imágenes sorprendentes que distan mucho de la...

El talento con premio FAD, ADG Laus y ADI

El talento con premio FAD, ADG Laus y ADI

Un año más, Barcelona tuvo sus citas con el diseño y la arquitectura a través de la celebración de los prestigiosos Premios FAD, ADG Laus y ADI, organizados por las asociaciones del FAD (Fomento de las Artes y el Diseño). Estos acontecimientos no solo reconocen el...

Salón-comedor-cocina-patio en ‘Ca Amparo’

Salón-comedor-cocina-patio en ‘Ca Amparo’

El punto de partida para 'Ca Amparo' fue la rehabilitación de una vivienda unifamiliar entre medianeras que data del año 1911. La casa, de dos plantas, se sitúa en una parcela considerablemente profunda y con una única fachada recayente a calle. "Nuestro cometido era...

Pin It on Pinterest