Escuelas San José o cómo entender la Bauhaus sin salir de València

27 septiembre 2021

por | 27 septiembre 2021

El complejo educativo de las Escuelas Profesionales de San José, en la avenida de las Cortes de Valencianas, recibirá, el jueves 30 de septiembre, la placa que simboliza su inclusión como edificio reconocido en el registro DOCOMOMO (documentación y conservación de la arquitectura y el urbanismo del Movimiento Moderno).

Este lugar contiene elementos de una gran influencia racionalista y puede servir para poder entender, sin salir de València, parte de la historia de la arquitectura contemporánea ya que en él se encuentran elementos con influencia de los más grandes arquitectos del siglo XX. Las Escuelas San José o cómo entender la Bauhaus aquí mismo.

El instituto se construyó entre 1961 y 1968 por los arquitectos Rafael Contel Comenge y Cayetano Borso di Carminati, a las afueras de la ciudad, sobre una parcela de huerta ubicada entre el antiguo Camino Hondo de Paterna y una acequia, relativamente cerca del edificio que los Jesuitas tenían junto a la Gran Vía Fernando El Católico y que se les estaba quedando pequeño.

El bajo coste del suelo en la periferia explica por qué se ocupó un solar tan grande, amplitud que llevó a los autores a dejar anchos patios entre bloques y a orientar la edificación a sudeste, la disposición más adecuada.

 

 

Es una construcción con referencias a grandes arquitectos como Josep Lluís Sert y Antonio Bonet Castellana, pero también a Mies van der Rohe y, sobre todo, a Le Corbusier.

Esto se dio porque ambos, Borso y Contel, estudiaron en Barcelona, donde surgió el GATCPAC (Grup d’Arquitectes i Tècnics Catalans per al Progrés de l’Arquitectura Contemporània), el movimiento de los años 30 cuyo objetivo era promover la arquitectura de vanguardia, sobre todo el racionalismo, influenciado por las corrientes europeas y tomando como referente sobre todo la Escuela de la Bauhaus.

Con la introducción del Movimiento Moderno en España, que ya había surgido en décadas anteriores pero, que por la situación sociopolítica española, no se había terminado de instaurar en el territorio, los nuevos edificios educativos que se construyen en ese momento en València, responden a esta línea. Se proyectan, en este periodo, los edificios del Colegio del Guadalaviar (1958), El Colegio Alemán (1959), el Colegio de la Pureza de María (1962) y las Escuelas de San José Jesuitas (1968).

Para entender el estilo arquitectónico empleado por los arquitectos nos tenemos que remontar a los movimientos artísticos de los años 20 y 30 que se produjeron en el centro de Europa.

En el proyecto de construcción de las Escuelas de San José, se puede ver la influencia que tuvo la colaboración con Fernando Moreno Barberá, «mientras se realizaba el proyecto de las Escuelas, Cayetano Borso di Carminati estaba contribuyendo a la redacción y construcción de la Escuela de Agrónomos (1962- 1967), situada en la Avenida de Blasco Ibáñez. Además, entre 1959 y 1968, Fernando Moreno Barberá construye el edificio de la Facultad de Derecho. Se encuentran muchos elementos de ambos edificios en el proyecto de las Escuelas, entre ellos el uso del hormigón visto, el de las celosías, el muro cortina, las escaleras exentas a la fachada, la liberación de la planta baja y la retirada del linde de la parcela para tener un ambiente más confortable en el interior», explica Alfredo París Lerga en su estudio sobre este edificio. 

El complejo ha ido sufriendo algunas modificaciones, con el paso de los años, que han desvirtuado un tanto su aspecto inicial, (en las fotos inferiores), pero sigue siendo un magnífico ejemplo del Movimiento Moderno en València.

 

 

El jueves 30 de septiembre tendrá lugar la colocación de la placa DOCOMOMO en las Escuelas San José y, además, se dará lectura al manifiesto del Día de la Arquitectura por parte del decano del Colegio de Arquitectos de la Comunidad Valenciana, Luis Sendra, y de la presidenta del Colegio Territorial de Arquitectos de Valencia, Marina Sender.

La Fundación DOCOMOMO Ibérico, con sede en Barcelona, desde el inicio de sus actividades en 1993 ha llevado a cabo numerosas iniciativas de documentación y estudio del patrimonio moderno en los territorios ibéricos que se han concretado en bases de datos online, publicaciones, exposiciones, congresos, rutas de arquitectura y campañas de protección de edificios.

A continuación, tras el acto simbólico de la placa, el arquitecto Alberto Peñín Ibáñez pronunciará una conferencia titulada “Cayetano Borso, Rafael Contel y las Escuelas San José” y se hará una visita guiada al edificio. Todo ello requiere inscripción previa por motivos de aforo limitado.

Nota: La foto que abre este artículo es de Ricardo Ruiz, incluida en el libro «Erótica Techno en la arquitectura valenciana», una idea de València Techno Culture y editado por Altre Studi. También se pudo ver en la exposición del mismo nombre que hubo en Las Naves.

Fotografía: Ricardo Ruiz y Archivo de las Escuelas Profesionales de San José.
PUBLICIDAD
Flat Newsletter

Te puede interesar

Los paisajes sonoros de la industrialización valenciana

Los paisajes sonoros de la industrialización valenciana

El IVAM presenta este viernes una sesión de sonido, en el espacio escénico de La Mutant, con motivo de la clausura de la exposición 'Industria/Matrices, tramas y sonidos'. La muestra, en el museo hasta el domingo 17 de octubre, es un proyecto de Lorenzo Sandoval y...

Diseño para acercar huerta y ciudad

Diseño para acercar huerta y ciudad

Siete obras de diseño creadas por varios estudios profesionales han sido plantadas, cual calabazas, en diferentes ubicaciones de l’Horta Nord (València), donde permanecerán expuestas hasta el domingo 17 de octubre. Esta acción pertenece a Miradors de l’Horta, el...

Pin It on Pinterest