Viejas glorias: Antonio Bonet y «La Ricarda», en diez trazos

9 agosto 2021

por | 9 agosto 2021

1.- Antonio Bonet (Barcelona, 1913–1989), fue un arquitecto, urbanista y diseñador español. Inició su carrera profesional en 1935 como colaborador en el estudio que tenían en Barcelona los arquitectos Josep Lluís Sert y Torres Clavé. En esos años fue miembro del GATCPAC. En 1936, apenas finalizados sus estudios de arquitectura, viajó a París donde ingresó en el estudio de Le Corbusier.

2.- Tras el estallido de la Guerra civil española, Bonet decidió emigrar hacia el Río de la Plata. Vivió en Buenos Aires y en Punta del Este, en Uruguay.

3.- La construcción de La Ricarda, para el matrimonio Gomis-Bertrand en unos terrenos del Prat de Llobregat, fue realizada a distancia, ya que Bonet en esos años se encontraba en Argentina. El primer contacto con el cliente fue en 1949, la primera vez que Bonet regresaba a su país desde 1936, tras el cual se realizó un primer proyecto que no siguió adelante. La segunda propuesta, desarrollada a partir de 1953, y hasta 1963, fue la finalmente aceptada y construida. La construcción fue dirigida en obra por el arquitecto Comas y el constructor R.Bofill.

 

 

4.- La Ricarda (1949-1963) sigue siendo uno de los mejores ejemplos de arquitectura experimental de mediados del siglo XX. Bonet también diseñó el Canódromo Meridiana, por el cual, en 1963, recibió un premio FAD de arquitectura. Proyectó, entre 1960-1965, junto con Josep Puig Torné, el complejo residencial de Pine Beach, en Gavà Mar, ejemplo de construcción de tendencia racionalista propugnada por la Bauhaus y aplicada por la GATCPAC. Su construcción es una continuación de los trabajos realizados por el arquitecto en Punta Ballena, Uruguay, con la Casa Berlingieri, donde el uso coherente de la estructura formada por pilares y vuelta catalana da lugar a espacios de gran profundidad y transparencia.

5.- Esta casa de grandes dimensiones está formada por diferentes pabellones, que se unen asimétricamente en una sola planta. Su disposición es horizontal, con espacios interiores: sala, comedor y dormitorios; intermedios: terrazas y porches; y los espacios exteriores, que rodean estos módulos, piscina, vestuarios y una pared celosía.

6.- De La Ricarda destaca su concepción moderna fundada en la universalidad, la precisión constructiva, el rigor de su planteamiento y, finalmente, su economía de medios. «Quizás esto último es lo más importante: la concepción de un módulo repetible que configura y compone todas las estancias de la casa, sean éstas interiores o exteriores, con gran precisión. Estos pabellones se unen asimétricamente gracias a su configuración moderna y definen el desarrollo de una vivienda en un solo piso, poniendo en evidencia la belleza natural del sitio donde se emplaza, el santuario de «La Ricarda», de donde recibe su sobrenombre la casa», explica el arquitecto Iñaki Volante, al frente, junto a la arquitecta Eugenia Soto, del proyecto Baukunst, quienes han dedicado mucho trabajo al seguimiento de este edificio.

 

7.-«Es una casa que valora de forma permanente la horizontalidad de sus elementos espaciales y esto, a su vez, pone en valor la presencia de los pinares existentes que completan la belleza sublime de la obra. Su tectónica es fenomenal, aprovechando celosías especialmente creadas para dar una atmósfera atemporal a los cuartos, las circulaciones y sus diversas áreas comunes que acompañan al visitante durante el recorrido. Es una arquitectura muy visual, que recoge lo mejor de la construcción del Mediterráneo y la transforma en un concepto genuino e irrepetible. Por eso sería tan dolorosa su pérdida, porque a pesar de su atemporalidad y consistencia moderna y universal, es una obra que no se puede lograr repetir sin más», explican desde Baukunst.

8.- La ampliación del aeropuerto del Prat pone en peligro el paraje y la casa. «Este es un tema sensible, porque el desarrollismo se proyecta a futuro y deja ir aquellas situaciones que quedan obsoletas ante los cambios que se avizoran. Probablemente la ampliación del aeropuerto sea muy importante en las pretensiones de conectividad futura desde El Prat con el resto de un mundo cada vez más globalizado. Sin embargo, esto significa perder un espacio natural, toda su fauna y su flora, y esto es ya polémico en el contexto actual. Eso se ha visto reflejado en el movimiento que esto ha provocado en las redes sociales y también en las páginas de Baukunst que han hecho eco de esta coyuntura: una natural y otra arquitectónica. De hecho se ha organizado una protesta masiva en Barcelona el 19 de septiembre de 2021 bajo el hashtag #menysavionsmésvida», señala Iñaki Volante. Para la ampliación del Prat, el Gobierno ha acordado invertir 1.700 millones de euros.

 

 

9.- La Ricarda: lugar de reunión de la vanguardia contemporánea. «Creemos que sería muy triste que estas fotografías que hemos hecho sean las ultimas que se podrán tener de una casa con esa historia, que fue un centro de reunión de artistas modernos que marcaron el futuro y la vanguardia contemporánea: por allí pasaron John Cage, Merce Cunningham, Josep Maria Mestres Quadreny, Joan Brossa, Joan Prats, Roberto Gerhard, Villelia, Antonio Tàpies, Joan Miró y muchos otros. Don Ricardo Gomis amaba la música y la alta fidelidad. La casa fue concebida con una acústica perfecta, sobresaliente. La Ricarda está llena de desafíos técnicos para su época».

10.- El arte de construir. «Creemos que la autoridad aérea debería tener altura de miras y si quiere convertir el nuevo aeropuerto en un «HUB» deberían saber incorporar esta obra como un sitio cultural para conferencias, académicas creativas, centro de producción de conocimiento y un largo etcétera que se nos cruza por la mente ahora. Lo más simple es destruir, pero nosotros creemos en el arte de construir. Bonet creía en lo mismo, y una obra así de universal puede prescindir de su programa de casa habitación y ser prácticamente lo que quiera. No la dejemos ir, por favor», suplican desde Baukunst.

 

Los autores de las fotografías, los directores de Baukunts, Iñaki Volante y Eugenia Soto, con Marita Gomis, dueña de la casa «La Ricarda», que busca visibilizar su conservación, junto a Bea Sarriàs, autora de las ilustraciones, y Morrosko Vila San Juan.

Fotografía: Iñaki Volante y Eugenia Soto (Baukunts). Ilustraciones: Bea Sarriàs.
PUBLICIDAD
Flat Newsletter

Te puede interesar

El garaje Astoria de Ruzafa y el Bibendum de 1925

El garaje Astoria de Ruzafa y el Bibendum de 1925

En esta postal de la ciudad vemos dos elementos: un garaje y un Bibendum. El garaje es el Astoria, en la calle Cádiz del barrio valenciano de Ruzafa; el mural de azulejos es el modelo que la marca francesa Michelin utilizaba para su publicidad entre los años 1925 y...

El arte de leer las calles, de Fiona Songel

El arte de leer las calles, de Fiona Songel

El flâneur, arquetípico paseante solitario nacido a principios del siglo XIX en los pasajes de París, es el observador que se mezcla entre la gente sin llegar a fundirse con ella. Su mirada privilegiada, típicamente burguesa, nos permite discernir los cambios en las...

La hora del Recreo (Art Book Fair)

La hora del Recreo (Art Book Fair)

Recreo se plantea como una alternativa joven en el contexto de las anheladas ferias del libro y busca cubrir el amplio espectro dentro del panorama de las publicaciones impresas. Nada más. Y nada menos. Si bien València es, y ha sido, el hogar de otras propuestas...

Pin It on Pinterest